Artículos – 21 PREGUNTAS QUE SE HACEN LOS PASTORES 2

0
  • ¿Usted considera la prosperidad como abundancia material y riqueza?

Bajo ningún concepto. Hay gente tan pobre que lo único que tiene es dinero, prosperidad no es tener dinero sino saber dónde está. Prosperidad no es tener salud es saber cómo alcanzarla, no es tener paz es saber cómo lograrla.

Jesús les dijo: “tiren las redes a la derecha”, a Pedro le dijo que “pesque un pez”, el profeta le dijo a la viuda que venda aceite.

Prosperidad es estar unido a la fuente. Porque si prosperidad es tener cosas materiales y tengo una camisa, cuando pierdo la camisa perdí la prosperidad, ¡nada más equivocado! Prosperidad es estar unido a la fuente que me dio esa camisa, es estar unido a Dios.

Estoy en contra de la teología de la pobreza y de la miseria, y también en contra de la teología de pensar en que Dios quiere darnos dinero y nada más.

Dios quiere que crezcamos en todas las áreas de nuestra vida, que tengamos avances económicos, riquezas de sueños, riqueza de amigos, de paz, etc. y avanzar en todas las áreas.

Prosperidad es una palabra que tiene una gran carga negativa, por eso me gusta más utilizar la palabra avance, superación, aunque prosperidad es un concepto correcto también.

  • ¿Cómo piensa que debe funcionar una iglesia hoy en día?

Yo distingo dos modelos: el modelo de crecimiento y de avivamiento.

El modelo de crecimiento es el tradicional: dos o tres reuniones por semana, casamiento, entierro y bautismo; un pastor que visita, llama a la gente.

El modelo de avivamiento: está enfocado en tomar la ciudad, es una iglesia que está abierta todo el día con múltiples actividades, hablando el lenguaje de la gente, estando en la ciudad, entrenando a gente para avanzar y tener éxito en su profesión.

Una iglesia abierta todo el día, nadie va a un negocio a comprarse una camisa los miércoles o los domingos. El modelo americano es, a mi entender, un modelo que no ha funcionado para el avance al cual Dios nos llamó.

Jesús dijo: “Haced discípulos a las naciones”; el Salmo dice: “Pídeme y te daré por herencia a las naciones.” Jesús escogió un grupo pequeño, que llamó “manada pequeña” pero para que ellos ganaran multitudes.

En el corazón de Dios está que la iglesia gane la ciudad, el país, el mundo para Cristo.

Jesús murió por todos y nos ha enviado a Jerusalén, a Judea, a Samaria y hasta lo último, para que el mundo crea que Jesucristo es el Señor.

  •  ¿Cómo es que realizan la toma de la ciudad o extender el reino más allá de los límites?

Algo que nos ha dado grandes resultados fue que dejamos de esperar que la gente traiga a gente a una reunión, sino salir a buscarla.

En Presencia de Dios, todos los días miércoles y sábados, los pastores y sus equipos pastorales, nos dedicamos a ir a distintos barrios, a llevar charlas, grupos de autoayuda y demás. Ya hemos hecho más de cien barrios. En aquellos donde las experiencias son muy buenas y la asistencia es de quinientas o seiscientas personas, establecemos una iglesia; cuando el número es menor ponemos ómnibus para la gente que no puede viajar y los trasladamos a la iglesia central hasta consolidar un gran número en ese lugar y poder ir, expandiéndonos. Ya hemos constituido decenas de estas iglesias y vamos por miles.

La iglesia no debe ser un edificio donde toda la gente entre, sino extender el reino en todo lugar.

  •   ¿Cómo ve a los pastores hoy?

Los pastores estamos marcados por paradigmas, por una formación y enseñanzas que se nos fueron trasmitiendo de generación tras generación; debemos tener la valentía de revisar nuestras “vacas sagradas”, de abandonar modelos y principios que no funcionan y no nos permiten traer avances y resultados, como por ejemplo el modelo del “único pastor”.

Un pastor al frente de una congregación no tendrá un gran crecimiento, dado que una persona no puede pastorear, llevar visión y conducir a un gran número de personas, hacen falta otros pastores.

Estamos de acuerdo con los equipos pastorales. En Presencia de Dios central hay más de cincuenta pastores que trabajan cada uno en un día, en un horario, en una reunión, en una zona determinada, haciéndolo en equipo y en armonía.

Alguien dijo que la mejor manera de multiplicar el tiempo es delegando, cuando uno aprende a delegar, los días no tienen veinticuatro horas sino tienen treinta, ochenta, cien horas de acuerdo al nivel de delegación.

Proponemos equipo múltiples pastorales.

  •   ¿Quiénes pastorean a los pastores?

Los mentores. Cada pastor debe tener mentores.

“El mentor -dice Mike Murdock- no es un amigo, un amigo te ama como sos, un mentor te ama demasiado para dejarte como sos”. Dice: “un amigo celebra tus victorias, un mentor corrige tus defectos.”

Mentor es alguien que logró lo que yo quiero lograr, que está delante de mí en la carrera. Debemos tener mentores en revelación, como por ejemplo nosotros tenemos a Lucas Márquez; en avivamiento, a Rubén Jiménez; en evangelismo, a Dina Santamaría, etc.

Tenemos que tener mentores para la pareja, para la familia, para las finanzas. Dice Salomón que en la multitud de consejos está la sabiduría.

Siempre el consejo viene de alguien que está delante nuestro en la carrera.

Nosotros hemos enseñado fuertemente el concepto de mentor. Un mentor no está para controlar, ni decir lo que tenés que hacer, ni ser tu papá, sino es un consejero cuya sabiduría es impartida a tu vida para avanzar.

El inteligente aprende de sus errores, pero el sabio de los errores de los demás.

  • ¿Cómo definirías unidad?

En las iglesias y en la gente.

La iglesia ya está unida, nos ha unido la sangre de Cristo, nos une un mismo salvador. Un amigo se elige, un hermano te lo elige Dios; tenemos en común que nos hemos encontrado con el Salvador de nuestra vida y es su sangre la que nos ha unido en un vínculo indestructible como es la hermandad. Uno puede gritar, pegar, enojarse con su hermano y siempre seguirá siendo su hermano, estamos unidos en la misión de extender el reino y de ganar a la gente para Jesús.

Cada iglesia tiene su visión, su énfasis.

En un programa de televisión me preguntaban la diferencia entre una iglesia evangélica y otra, y yo le decía que cada una tiene énfasis distintos, es como un gran hospital donde hay un servicio de traumatología, de neurología, de cardiología, y todos están con el mismo objetivo: sanar, pero cada uno en su especialización, su formación, su tarea. Hay iglesias que están trabajando fuertemente en lo social, otras en la enseñanza, en la atención a los pobres, y cada una es una nota en el gran pentagrama musical que es la iglesia de Cristo.

(CONTINÚA… DALE CLICK ABAJO EN PÁGINAS…)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre