Paso número 3. Romper los antiguos patrones de comportamiento. Con total seguridad, una vez que haya decidido cambiar, habrá momentos en los que la vieja pauta de comportamiento luche por hacer su aparición de nuevo. Imaginemos que el cambio que se ha propuesto realizar es el de mejorar su carácter. Con toda seguridad, habrá momentos y situaciones en las que su antiguo mal carácter intentará salir a flote. Usted debe interrumpir automáticamente su aparición, rompiendo esa pauta de comportamiento.

Y, ¿Cómo se rompen las pautas de comportamiento? La forma de hacerlo es verdaderamente sencilla, pero increíblemente poderosa. En el momento en que la vieja pauta haga su aparición haga algo inesperado que desvíe automáticamente su atención del comportamiento que desea cambiar. Por ejemplo cada vez que sienta que está a punto de desencadenarse su comportamiento de mal carácter, rompa esa pauta haciendo algo imprevisto. De una carcajada sin venir a cuento. Pegue un salto. Comience a cantar. Dígase a sí mismo algo mentalmente que le haga reír, y por consiguiente cambiar de forma inmediata su estado. Da exactamente igual lo que haga, pero haga algo que desvíe su atención de la pauta de comportamiento que desee evitar. Si lo hace el número suficiente de veces, el camino neuronal de ese antiguo comportamiento quedará bloqueado, terminando por no aparecer.

Parece excesivamente sencillo, ¿verdad? Pues es tan sencillo como efectivo. Haga usted mismo la prueba y quedará sorprendido con los resultados.

Paso número 4. Cree una nueva pauta de comportamiento y refuércela hasta que sea consistente.

Cuando el vacío dejado por la antigua pauta de comportamiento no se llena con otra nueva pauta más capacitadora, el cambio no resulta completo y duradero. Así pues el paso que completa el ciclo del cambio es encontrar una nueva pauta de comportamiento con la que sustituir a la antigua, y luego reforzarla hasta que quede anclada a nosotros.

Por ejemplo si usted ha realizado un cambio eliminando sentimientos de preocupación y abatimiento que le asedian de vez en cuando, ¿por qué no sustituirlos por un plan específico de diseño de sus propios objetivos para crear un futuro que le apasione y que le inspire, como veremos en los minutos siguientes?

¿Qué le parecería sustituir, por ejemplo, su adicción al tabaco por un esfuerzo más intenso en la aproximación hacia sus mayores sueños?

¿Se ha preguntado en alguna ocasión por qué muchas personas que dejan de fumar aumentan de peso a continuación? Precisamente por lo que estamos explicando en este punto. Porque al dejar de fumar, han dejado un vacío de comportamiento que anteriormente les producía placer, y para llenarlo se han dirigido a encontrar otro comportamiento que de forma fácil les proporcione placer: comer. Este es un claro ejemplo de sustitución errónea de la vieja pauta de comportamiento. Si en lugar de sustituir la vieja pauta por comer, la hubiesen sustituido por hacer algo de ejercicio, o por redoblar sus esfuerzos para comunicarse más eficazmente con los demás el resultado habría sido mucho más positivo.

Una vez elegida la nueva pauta de comportamiento lo único que resta es reforzarla hasta que forme parte natural de nosotros mismo. ¿Cómo hacerlo? La forma más poderosa para conseguirlo es la repetición. No en vano hay un dicho que dice que la repetición es la madre de la habilidad. Repita una y otra vez la nueva pauta asociándole una fuerte intensidad emocional. La forma más eficaz para garantizarse que la nueva pauta queda instalada en usted es la gratificación. No espere a que haya pasado mucho tiempo para proporcionarse a sí mismo una gratificación. Si su cambio ha sido dejar de fumar, gratifíquese por el primer día sin fumar permitiéndose hacer algo agradable por el hecho de haber dado ese pequeño paso. Aunque esa gratificación sea pequeña. Las gratificaciones aceleran la fijación de una nueva pauta de comportamiento.

Ahora ya tiene en sus manos un método efectivo para producir todos los cambios que desee en su vida. Si aprende a hacer funcionar este mecanismo en su favor podrá transformarse en la persona que siempre quiso ser. Teniendo la habilidad para cambiar y literalmente “rediseñarse”, los límites literalmente desaparecerán de su vida. Comience a crear el músculo emocional necesario produciendo primero cambios sencillos para ir poco a poco ampliando la envergadura de los cambios que implementa en su vida.

Ejercicio del día

Elija algo que desee cambiar en su vida y póngase de inmediato manos a la obra con el proceso que acabamos de ver. Siga uno tras otro los cuatro pasos y convierta ese primer cambio en el primero de una serie de cambios que usted sabe que serán necesarios para lograr la vida de sus sueños. Comprométase hoy a alcanzar maestría en este proceso crítico y determinante para lograr el éxito verdadero.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre