Imagine por un instante que se encuentra en la situación de tener que atravesar un campo minado. Ante esta situación podría emprender dos tipos de acciones muy diferentes. Una primera opción sería intentar atravesar por si solo ese campo buscando un camino seguro entre las minas. Le garantizo que con esta opción sus posibilidades de llegar con vida al otro lado serían extremadamente escasas. Una segunda opción mucho más inteligente sería buscar a alguien que ya haya pasado al otro lado y a ser posible en varias ocasiones. Esa persona nos podría guiar en el proceso de alcanzar el otro lado con garantías absolutas de que lograremos llegar. Esta es la opción inteligente, la opción que utilizan todos los grandes triunfadores. Buscan el sabio consejo de aquellos que han alcanzado maestría en el área que ellos quieren llegar a dominar.

Hay tantas personas obcecadas en seguir haciendo las cosas a su manera, que no se dan cuenta de las oportunidades que están perdiendo por no pedir consejo y ayuda a quienes ya han recorrido el camino.

Le invito en este mismo instante a que comience a crear una lista de posibles mentores que podrían ayudarle a conseguir sus sueños más rápida y fácilmente. Ordene esa lista comenzando por la persona que crea que es la mejor en el campo en el que desea recibir consejo. Ese será su primer objetivo. Son numerosas las personas que tienen miedo a pedir consejo a aquellos que consideran sus “héroes” o “supertriunfadores”, porque temen ser rechazados. Una de las mayores sorpresas que me he llevado en mi vida ha sido constatar que las personas de verdadero éxito siempre están dispuestas a compartir sus conocimientos y a prestar todo el apoyo que les es posible cuando se les pide adecuadamente. A continuación tiene algunas claves que pueden ayudarle a lograr el mejor mentor:

1.-Comience con la persona que usted crea más cualificada de su lista. Escriba todo lo que sepa acerca de esa persona, e investigue todo lo que pueda acerca de esa persona; cuáles son sus gustos, aficiones, etc…

2.-Prepare su contacto inicial con su mentor. Lo mejor siempre es la entrevista personal, pero si no es posible hágalo por teléfono o por carta. Sea sincero. Diga lo que admira de él o ella y lo importante que sería para usted conseguir algunos consejos. Finalmente pida poder compartir unos minutos de su tiempo cada semana o mes.

3.-Una vez hecho el primer contacto agradezca con una nota de agradecimiento la atención de su mentor.

Extracto del libro “El Plan de los 50 Días Hacia una vida de Éxito”

Por José María Vicedo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre