Artículos – Josh McDowell AMA A TU PROJIMO

Artículos – Josh McDowell AMA A TU PROJIMO

0

ama-a-tu-projimoArtículos - Ama a tu Prójimo Como a Ti Mismo

 

Un experto en ley religiosa preguntó una vez a Jesús: “¿Cuál es el gran mandamiento de la ley?”.

Jesús respondió con las palabras de Mateo 22:36-38. El primer mandamiento que Jesús citó aparece en el sexto capítulo de Deuteronomio. Moisés declaró a todo el pueblo: Escucha, oh Israel: el SEÑOR es nuestro Dios, el SEÑOR uno es. Amarás al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, y con todas tus fuerzas.(Deuteronomio 6:4-5).

Jesús estaba declarando que poner a Dios primero como el único Dios verdadero en nuestras vidas y amarle completamente era el más grande mandamiento.

Los cristianos del siglo veinte han hecho una buena labor de predicar ese mensaje a la cultura de la nueva tolerancia.

¡Escucha, oh cultura de la nueva tolerancia! El Señor es nuestro Dios,” proclamamos con orgullo. “¡El Señor es la única y absoluta verdad!” ¡Si solamente nuestra cultura relativista escuchara nuestra proclamación y reconociera el único y verdadero Dios!

Pero nótese que Jesús no se detuvo allí. Su respuesta a los líderes religiosos no estaba completa. Después de citar a Deuteronomio 6:4-5, Él dijo: “Y el segundo es semejante: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas”. (Mateo 22:39-40). Es aquí mismo donde los cristianos hemos comprendido mal lo que el verdadero amor es y hemos fallado en responder adecuadamente al reto de la nueva tolerancia. Pero es aquí también que podemos encontrar el poder para desarmar la nueva tolerancia y dejar una marca cristiana en la cultura.

¿Qué significa amar a tu prójimo como a ti mismo? Pudiéramos responder: “Poner a los demás primero”, o “Tratar a los demás de la manera que nos gustaría ser tratados”. Y estoy seguro de que incluye todo esto. Sin embargo, significa mucho más. He descubierto que la siguiente definición concisa del amor de Cristo me ha ayudado a comprender cómo amar a los demás como me amo a mí mismo: En términos muy básicos, amor cristiano es que la salud, felicidad, y crecimiento espiritual de la otra persona sean tan importantes como el suyo propio.

La definición del apóstol Pablo en el libro de los Efesios ofrece más profundidad en cómo se vive esta definición del amor cristiano. De hecho, lo que he estado diciendo en este capítulo es una reflexión de las palabras de Pablo en Efesios 5.

Primero, Pablo instruyó a los esposos: “Amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella” (v. 25). El definió el amor verdadero como siendo como Cristo amó, un amor que se sacrifica, un amor que valoró a la iglesia tanto que murió por ella.

Entonces Pablo siguió diciendo: “Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama” (v.28). Este es el gran mandamiento del cual hablaba Jesús en Mateo 22, aplicado específicamente a la relación matrimonial. Pero el próximo versículo explica lo que significa vivir el mandamiento de Cristo de amarnos los unos a los otros como nos amamos a nosotros mismos: “Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a a iglesia” (v.29).

Amar, entonces, significa sustentar y cuidar, ¿pero qué significa esto?

Bueno, sustentar quiere decir guiar a la madurez. Significa cuidar y contribuir a la salud y vitalidad de toda la persona: mental, física, espiritual, y relacionalmente. En otras palabras, si amas a alguien como te amas a ti mismo, sustentarás a esa persona; le ayudarás a crecer “en sabiduría, y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres” (Lucas 2:52). Por esta razón, amar a otra persona significa tratar de proveer lo que sea necesario para lograr su felicidad, salud, y crecimiento espiritual.

Cuidar —la otra palabra que Pablo utiliza para describir lo que significa amar a otra persona como a nosotros mismos— no significa “adorar” o “admirar” a alguien; significa, literalmente, proteger de los elementos. Imagine un nido de aguiluchos en lo alto del borde de una montaña, expuesto al cielo.

Una dura tormenta se acerca. La madre águila desciende sobre el nido y abre sus alas sobre sus pichones para protegerlos de la fuerte lluvia y el viento huracanado. Eso es un cuadro de lo que significa cuidar a alguien; significa proteger a esa persona del daño, ya sea físico, espiritual o emocional.

Pero Efesios 5:28-29 sugiere que el amor cristiano quiere decir buscar para otra persona lo que tratamos de tener para nosotros mismos. El amor cristiano busca activamente promover el bien de otra persona (1 Corintios 13:6-7); tratará de proveer y proteger el bien de esa persona.

Extracto del libro “La Nueva Tolerancia”

Por Josh McDowell y Bob Hostetler

NO HAY COMENTARIOS

Deja un Comentário