Continuemos.

35. Tenga expectativas altas, pero expréselas en una forma delicada, para que así el niño se sienta motivado y no presionado.

36. Asegúrese que el niño comprenda sus expectativas. Pídale al niño que le repita lo que usted le haya dicho. Vuélvaselo a preguntar al día siguiente y a la semana.

37. Ayude al niño a comenzar una tarea. Es posible que el niño lo esté intentando, pero no sepa cómo comenzar. No se trata de que el niño no cumpla. En vez de criticarlo por quedarse rezagado, trate de establecer el apoyo y la participación: “¿Qué podemos hacer para que te sea más fácil comenzar? ¿Quieres que repase la tarea?”.

38. Concéntrese en el aprendizaje, no en las reglas. Dele un tiempo mayor a estos niños para que concluyan los proyectos.

39. Aproveche los puntos fuertes, en vez de contribuir a incrementar las frustraciones del niño al concentrarse en sus puntos débiles. Ejemplo: si un niño tiene dificultad para escribir, usted podría pedirle que responda a una pregunta en forma verbal, sin que tenga que escribir la respuesta en el pizarrón.

40. Refuerce el hecho de que el niño sólo está compitiendo contra sí mismo, NO contra otros.

41. Establezca metas realistas para la conclusión del trabajo. Esto se hace dando indicaciones específicas respecto a cuándo debe concluirse el trabajo (memorizar un texto, hacer un cartel, pintar un dibujo, etc.). El éxito es el mejor elemento para la motivación, tanto para usted como para el niño. Reconozca cada éxito. Aliente al niño.

42. Permita que el niño se mueva. No pretenda tener quietos y sentados todo el tiempo a los niños. Organice actividades breves en donde ellos puedan pararse, caminar, saltar, moverse.

43. Los niños aprenden mejor cuando pueden tocar, además de ver o escuchar. Trate de darle al niño oportunidades para el aprendizaje táctil.

44. Busque pequeñas estrategias que ayuden al niño a sentirse exitoso.

45. Aliéntelo a que lea en voz alta en su hogar. Haga que el niño lea en voz alta en el aula tanto cuanto sea posible. Utilice el contar cuentos. Ayude al niño a adquirir y ampliar su destreza de mantenerse en un mismo tema.

46. Repita, repita, repita.

47. Enseñe, no sermonee.

48. Utilice la comunicación no verbal. Un abrazo, un toque, un mimo, una caricia comunican amor, aceptación y confianza.

49. Halague con frecuencia al estudiante por mantener conductas apropiadas mientras se realiza una tarea (y recuerde llamar a los progenitores para contarles también las cosas buenas). El refuerzo positivo es esencial para ayudar a desarrollar la autoestima en el niño.

50. Dele retroalimentación frecuente al niño sobre su trabajo. Sea honesto pero positivo en su enfoque: “Hiciste un excelente trabajo al escribir en forma muy clara. La próxima vez, vamos a hacer un esfuerzo especial por mantenernos dentro de los márgenes”.

Vigile y verifique con frecuencia el progreso; resalte toda mejora, aun la más pequeña. Los niños quieren hacer las cosas bien, pero no siempre creen que puedan hacerlo. La retroalimentación debiera ayudar al niño a desarrollar una conducta de autoobservación y ayudarlo a estar en capacidad de criticar su propia conducta.

51. Asígnele de nuevo responsabilidades al niño, siempre que sea posible (por ejemplo: regar las plantas que haya en el aula, cambiarse de ropa a tiempo en el gimnasio).

52. Haga que el niño participe. El niño necesita sentirse conectado con usted, con su trabajo, y con sus compañeros.

53. Haga que el niño participe en una conducta de automotivación. Considere la posibilidad de usar un sistema de puntuación, con recompensas (predeterminadas) para las conductas deseables. Los programas para la motivación, utilizando materiales que sean de gran interés para el niño, son muy exitosos. Estos ayudan al niño a mantener la atención centrada en una meta, a filtrar esa meta (conducta aceptable), y separarla de otras. Los niños de menor edad podrían beneficiarse con el uso de premios que se coloquen en sitios visibles, como por ejemplo estrellas o puntos de logros en una esquina del pizarrón para premiar la buena conducta, el comportarse como un buen amigo.

Adaptado de Harold Meyer y Susan Lasky

(CONTINÚA… DALE CLICK ABAJO EN PÁGINAS…)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre