Escuela Dominical – CAPTACIONES E INTRODUCCIONES 3

0
  1. Acertando el orden

Si su clase está relacionada a algún tema bíblico o teológico que necesita ser enseñado en el orden cronológico correcto, una buena manera de iniciar su clase es llevar a los alumnos a dar su opinión de cómo ellos creen que se dio el orden cronológico de dichos acontecimientos.

El maestro podrá fijar en la pizarra y en las paredes de los salones algunas hojas escritas o dibujadas con los acontecimientos relacionados al tema de la clase. Cada alumno deberá coger una de estas hojas (la que ellos deseen) e intentar colocarla en el orden que juzguen ser el correcto. El maestro deberá dejar que los alumnos coloquen las hojas en la pizarra o en una pared predeterminada y no debe ayudarlos, dando su respuesta al final de la exposición de los alumnos, corrigiendo y haciendo sus observaciones.

El maestro también podrá colocar estas hojas en el fondo de las sillas o de las mesas de los alumnos, y ellos deberán cogerlas e intentar colocarlas en el orden correcto.

Ejemplos de temas que pueden utilizar esta captación:

  • El orden cronológico de la Segunda Venida de Cristo
  • El orden cronológico de los principales eventos del Antiguo Testamento
  • El orden cronológico de los acontecimientos de la vida de Cristo
  • El orden cronológico de algunos acontecimientos de los viajes de Pablo
  • El orden cronológico de los libros del Antiguo Testamento
  • El orden cronológico de algunos personajes bíblicos.
  • El orden cronológico de algunos hechos relacionados a la historia de la iglesia

Esta captación es una forma de pre-evaluación. Con ella el maestro podrá concientizarse de cuánto los alumnos están “al tanto”, o no de los hechos relacionados a aquel tema bíblico o teológico. Y dependiendo del resultado de lo que fue expuesto por los alumnos podrá mostrar la importancia y la necesidad de estudiar aquel tema con ellos.  

  1. ¿Usted qué opina?

Una manera simple, pero muy eficaz de comenzar una clase es dejar una frase o palabra escrita en el tablero con letras muy grandes y de colores, (que llame la atención de los alumnos) antes que los alumnos entren en el salón de clase. Cuando entren verán lo que está escrito y con seguridad empezaran a pensar con respeto a aquello. El maestro dará la tiza o bolígrafo (en el caso de que la frase esté escrita en la hoja de un rotafolio) y se lo dará a un alumno para que él escriba lo que se le venga a la cabeza cuando lee aquella palabra o frase. Un alumno escribirá y dará la tiza o bolígrafo a otro alumno que escribirá lo que desee con relación al tema propuesto. Con la opinión de los alumnos ya escrita, el maestro tendrá un buen material para iniciar su clase.

Es imprescindible en este tipo de captación que el maestro valore lo que los alumnos escribieron, independiente si aquello que fue escrito corresponde a la expectativa del maestro o no. Y con aquello que fue escrito el maestro deberá hacer un puente para el inicio de su clase.

Ejemplos:

En una clase para adolescentes sobre la relación padres e hijos el maestro podrá simplemente escribir en el tablero:

Mi familia es…

En otra clase sobre relación familiar:

Me siento feliz en mi casa cuando…

En una clase sobre mutualidad en la iglesia:

Me siento realizado en la iglesia cuando… 

(CONTINÚA… DALE CLICK ABAJO EN PÁGINAS…)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre