Escuela Dominical – DINÁMICAS DE ENSEÑANZA (INVESTIGAR)

0

  1. Con los ojos y con la boca

Cara o sello es una técnica muy interesante en la que las observaciones e implicaciones de un texto bíblico son compartidas entre los alumnos.

Esta técnica empieza cuando el maestro indica un texto bíblico para que sea estudiado en lectura silenciosa por todos los participantes. Después de un tiempo dado para esta lectura, el maestro responde las posibles dudas de los participantes con relación al texto bíblico leído y estudiado.

Después de esto, el maestro divide toda la clase en 4 grupos iguales y da un número a cada participante del grupo de la siguiente manera:

Grupo I – números 1, 3, 5, 7, 9, 11, 13, etc…

Grupo II – números 2, 4, 6, 8, 10, 12, etc…

Grupo III – números 1, 3, 5, 7, 9, 11, 13, etc…

Grupo IV – números 2, 4, 6, 8, 10, 12, etc…

La tarea de los alumnos ahora es explicar el texto leído, con todas las observaciones e implicaciones del texto de la siguiente manera: Los alumnos del Grupo I explican a los alumnos del Grupo II, mientras que los del Grupo III explican a los del Grupo IV. Esto se hace de la siguiente manera. El alumno 1 del grupo I da las explicaciones al alumno 2 del grupo II, el alumno 3 del grupo 1 da su explicación al alumno 4 del grupo 2 y así sucesivamente.

Pasado un tiempo previsto para las explicaciones, se hace lo invertido. Ahora es el turno de los alumnos de números pares para explicar a los alumnos de números impares.

Después de las explicaciones se forman nuevos equipos, para que en esos nuevos grupos los alumnos puedan hacer juntos aplicaciones prácticas del texto leído y ya estudiado a través de las observaciones e implicaciones.

Cuarteto 1 – Números 1 (de los grupos I y III) y los números 2 (de los grupos II y IV)

Cuarteto 2 – Números 3 (de los grupos I y III) y los números 4 (de los grupos II y IV)

Cuarteto 3 – Números 5 (de los grupos I y III) y los números 6 (de los grupos II y IV)

Y así sucesivamente…

Es una dinámica interesante pues involucra la lectura y el proceso de observar el texto, sacar implicaciones del texto y aplicarlo a la vida del alumno. Y es una técnica bastante dinámica, pues es realizada en varias etapas, involucrando actividades distintas con grupos diferentes. 

  1. Búsqueda del tesoro en la biblioteca

Para involucrar a los alumnos en la investigación y enseñarles cómo usar las múltiples herramientas en una biblioteca, el maestro puede designar una clase para “búsqueda del tesoro” en la biblioteca. Puede designar uno o más asuntos para que sean investigados, y dar pistas a los alumnos sobre cómo encontrar información en los archivos de la biblioteca.

Para hacer la experiencia más interesante, el maestro puede esconder premios simples o pedazos de papel de color en lugares estratégicos o inclusive dentro de libros donde los alumnos encontrarán las respuestas a las preguntas de la investigación. Puede haber un concurso entre equipos para ver quién consigue encontrar más de esos “premios” en el tiempo estipulado. 

  1. Reseñas

A pesar de que es un método antiguo, la preparación de reseñas por los alumnos facilita que ellos se involucren en el aprendizaje de forma directa. El maestro pide una lista (sea de un artículo, sea de un capítulo o libro) a algunos o todos sus alumnos, con el propósito de recibir de ellos un resumen verbal o por escrito. Esa reseña debe incluir los puntos altos y bajos del texto, junto con las recomendaciones e interacciones del alumno. Para facilitar, el maestro puede preparar algunas preguntas básicas direccionando la lectura y el informe del alumno. 

  1. Investigación de campo

La investigación de campo estimula a los alumnos a volverse investigadores, pues exige que ellos coleccionen datos directamente de la “fuente”. La investigación se hace normalmente por medio de un cuestionario cuidadosamente elaborado (otro excelente ejercicio para los alumnos) y administrado por los alumnos “en el mundo real”. Después de reunidos los resultados, deben ser analizados e interpretados. (La ciencia de la estadística es muy exacta y complicada, y el proceso de elaborar un instrumento de investigación válido puede llevar mucho tiempo. Pero ese ejercicio puede introducir a los alumnos a algunos pasos básicos de investigación, y forzarlos a lidiar con personas y opiniones en la vida real, fuera del mundo académico.

Ejemplos de investigaciones que pueden realizarse:

  • Actitudes en la comunidad sobre los “evangélicos”
  • Opiniones en la iglesia sobre la “acción social”
  • Respuestas de las personas al problema del mal
  • Nivel de conocimiento bíblico de la población en general 
  1. Proyectos creativos

En cierta ocasión, una alumna de nuestra materia de Proverbios entregó un proyecto creativo en dibujo animado que decía: “El maestro sabio despierta la creatividad de sus alumnos.” Una cosa es ser un maestro creativo. Y otra es transmitir ese dinamismo a los alumnos “fieles, que también sean capaces de enseñar a otros” (2 Timoteo 2:2). El proyecto creativo puede ser parte facultativa o inclusive obligatoria en algunos semestres. Los alumnos son desafiados a transformar el contenido de alguna parte de la materia en una presentación dinámica y creativa. El maestro no debe imponer muchos límites, para realmente estimular la creatividad de los alumnos. Puede sugerir grandes categorías de proyectos (canción, arte, drama, audiovisuales, etc.) usando este libro como guía. Si quiere puede establecer el tiempo mínimo que debe ser utilizado en el proyecto. El día designado, los alumnos presentarán sus respectivos proyectos ante el grupo en una clase especial.

Observación: ¡El maestro sabio también es astuto – convence a sus alumnos para donarle los proyectos al terminar, así enriquece aún más la clase la próxima vez que sea dada!

Extracto del libro “101 Ideas Creativas para Maestros”

Por David Merkh y Paulo França

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre