Escuela Dominical – FASES DEL ALUMNO

0

El maestro “siempre atento”:

Características del alumno

Cada niño es único. Sería imposible clasificarlos a todos ellos en un gráfico general. Nuestro objetivo es despertar los maestros hacia algunas características típicas de los diferentes grupos de edades y ofrecer sugerencias prácticas. Aconsejamos que no se limiten a este gráfico, sino que observen y descubran las características propias de sus alumnos.

Edad Características Material adecuado / estrategias
1-1 año Poco a poco se vuelve consciente del ambiente a su alrededor, enfoca los ojos y responde a estímulos. Utilización de fotografías grandes a color. Repetición de versos cortos y coros simples.
1-2 años Empieza a entender la existencia continua de objetos no-presentes y la relación causa-efecto. Uso de libros con figuras grandes, una por página, y que el niño pueda manipular.

Repetición de versos y coros simples, con gestos, pero sin hacer esfuerzo para que él los repita.

2-3 años Fluidez verbal. Por iniciativa propia, empieza a repetir frases memorizadas, versículos, coros, hechos. La imaginación empieza a desarrollarse. La concentración es corta, dos o tres minutos por vez. Puede concentrarse en una sola idea a la vez y enfoca solamente una imagen. Descubre el ambiente inmediato a su alrededor y comienza a descubrirse a sí mismo. Uso de libros que el niño pueda leer solo y que estimulen su imaginación. Enseñanza bien simple y repetida, una idea a la vez. Repetición de las mismas historias cortas varias veces.
3-4 años Más desarrollo de la imaginación y de la fluidez verbal. Curiosidad — “¿Por qué?”. Independiente, explora más las actividades en grupo. Empieza a estar consciente de los problemas del mundo “real”. Uso de historias más largas y que lo involucren, versos sin rima, coros variados.
4-5 años Puede fijar la atención de 4 a 10 minutos. Tiene interés en las actividades de los otros y en mantener una conversación. Su imaginación es activa, pero aún no tiene mucha noción de tiempo y espacio. Consigue repetir las historias que oyó. Ya puede distinguir entre lo que es correcto y lo que no. Algunos empiezan a leer y a contar. Uso de franelógrafo, títeres y dramatización en general. Las historias pueden repetirse menos veces. Introducción de una variedad de libros e ilustraciones más detalladas, y de libros sobre lugares, personas y animales desconocidos.
5-6 años Desarrolla sociabilidad e interés por el mundo a su alrededor. Memoriza y recita versos. Le gustan las actividades participativas. Lectura de libros en “serie”. Dramatización de historias bíblicas, incentivo a los trabajos manuales, canto y uso de instrumentos simples.
6-8 años Le gusta identificarse con personajes e imitarlos. Consigue mantenerse atento hasta por 20 minutos. Tiene buena memoria, mucha imaginación y raciocinio verbal. Es creativo, activo, responsable. Actividades que exijan participación activa (adivinanzas, títeres, dramatizaciones, juegos con palabras y números…). Lectura de historias de personajes con los cuales pueda identificarse. Memorización de versículos. Responsabilidad, de vez en cuando, en la dirección de la clase.
9-11 años Gana coordinación motriz. Es activo, participativo, competitivo. Posee raciocinio lógico, excelente capacidad de memorización. Sus talentos están en desarrollo. Uso de dramatizaciones, concursos bíblicos, adivinanzas, álbum y colecciones, desafíos en general, memorización de versículos, trabajos manuales detallados. Las historias deben tener aplicaciones prácticas. Involucramiento ministerial con el grupo.
12-14 años Pasa por períodos intercalados de energía y gran cansancio. Espíritu práctico, desafiante y aventurero — le gusta explorar el mundo y poner a prueba sus límites. Recibe gran influencia de los compañeros. Desafíos en el estudio bíblico (preguntas, investigaciones). Lectura de biografías. Contacto con ministerios que lo desafíen y lo confronten con la realidad. Conversación abierta, segura, honesta. Énfasis en la importancia de tomar decisiones de acuerdo a los principios bíblicos. Responsabilidad más constante en la dirección de la clase.
15-18 años Espíritu crítico, práctico, aventurero. Es capaz, responsable, independiente, pero con tendencias ocasionales a la inseguridad e introspección. Estudio de doctrinas con aplicación práctica. Diálogo franco y estudios sobre la posición en Cristo, escoger el compañero y la profesión. Responsabilidad en ministerio práctico y participación en viajes misioneros y otros ministerios.

 

Preguntas para discusión:

¿Hasta qué punto esas características describen a los alumnos de su clase, o a sus propios hijos (o nietos)?

¿Usted puede recordar otras características que marcan la vida de las personas en determinadas edades?

¿Usted recuerda ilustraciones de estas características que ha visto en la vida de alumnos, hijos, vecinos, etc.?

¿Hasta qué punto estas características son fijas? ¿Hasta qué punto cambian? ¿Cómo tener cuidado para reconocer diferencias individuales en los niños?

Extracto del libro “101 Ideas Creativas para Maestros”

Por David Merkh y Paulo França

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre