Escuela Dominical – JUAN 15 LA VID VERDADERA: DIOS EL LABRADOR

0

DIOS: EL LABRADOR

A. Da los cuidados necesarios.

En el tiempo que Jesús comparó al Padre como Labrador de la Vid y a sí mismo como la vid verdadera, los trabajos que se desarrollaban en un viñedo eran bastante distintos a los que se hacen ahora.

IDEA: Se podría poner fotos de dos viñedos, uno de la época bíblica y otro actual, explicando cuáles serían las funciones de un encargado antes y ahora. Por ejemplo mencionar diferencias:

  • Antes había que construir una especie de torre desde donde se vigilaba el viñedo y allí vivía el encargado en la época del verano y otoño, cuando la planta estaba verde. Todo se hacía con la ayuda de animales, el trabajo de limpiar el terreno, reponer las fallas, las herramientas deben haber sido distintas y todo mucho más artesanal.
  • Hoy: los encargados de viñas y parrales trabajan con tractor, pulverizadoras para esparcir los agroquímicos, deben controlar los sistemas de riego presurizado (goteos) y fertiriego (todo automatizado desde unas cabinas de control), se utilizan mallas antigranizo para proteger en caso de tormentas, se pagan seguros para que funcionen los sistemas de bombardeo de las nubes para el control de las tormentas graniceras, se contratan equipos de cosecha y esta es muy especializada, etc…

En los dos casos, el labrador o encargado trabaja para que la planta de mucho fruto, y cuida todos los detalles. Utilizar esta comparación para conversar sobre los cuidados que tiene Dios para sus hijos.

B. Restauración y provisión forman parte del cuidado del labrador, que se vincula con Dios en nuestra vida, cuando estamos un poco estresados, angustiados, o dolidos, enfermos, etc. Dios cuida de nosotros sus hijos.

C. La tarea de Podar y atar. Veamos algunos conceptos de Tassos Kioulachoglou:

Podar es el proceso de recortar un árbol o arbusto. Hecho con cuidado y correctamente, la poda puede incrementar el rendimiento del fruto; así, es una práctica agrícola común. En producción forestal se emplea para obtener fustes más rectos y con menos ramificaciones, por tanto de mayor calidad. En arbolado urbano su utilidad es, por un lado, prevenir el riesgo de caída de ramas, y por otro controlar el tamaño de árboles cuya ubicación no permite su desarrollo completo”.

Toda planta necesita ser podada. Toda planta necesita del agricultor que la podará y dirigirá su crecimiento a la forma deseada, el cual cuidará de su salud y removerá las partes dañadas y la limpiará para que así produzca más fruto. Lo mismo es una verdad para nosotros como ramas de la Vid que es el Señor Jesucristo. Nosotros también necesitamos ser podados y ¿qué crees?  ¡Nosotros también tenemos un agricultor que se encarga de ello! De nuevo Juan 15:1-2 dice: “Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto”.

Por Patsy Winter

Patsy es instructora de LAPEN

(CONTINÚA… DALE CLICK ABAJO EN PÁGINAS…)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre