Escuela Dominical – QUE ES LA EDUCACIÓN CRISTIANA?

2

1. La educación cristiana expone la necesidad que el hombre tiene de Cristo.

De nada sirve enseñar principios morales si dejamos la impresión de que el hombre es capaz de cumplirlos por sí mismo. Tan sólo la gracia de Dios, por el Espíritu de Cristo, por causa de la vida de Jesús en nosotros, nos capacita para vivir la vida cristiana. “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí… Cristo en vosotros, la esperanza de gloria.” (Gálatas 2:20; Colosenses 1:27). En la crianza de nuestros hijos, en nuestras clases de escuela dominical, en nuestros púlpitos, tenemos que exponer la necesidad que el hombre tiene de Cristo. Sin Jesús, nadie se salva. Sin Jesús, nadie puede vivir la vida cristiana (Juan 15:5).

¿Pero cómo hacer eso de manera práctica? Como padres, tenemos que mantener en alto el patrón de santidad que Dios estableció para nuestros hijos, un patrón que busca alcanzar el corazón (Mateo 5:48; Proverbios 4:23). Los padres sirven como espejos para que los hijos vean el reflejo de su interior. El padre que establece un patrón de fácil acceso, o que enfoca tan sólo el exterior (como los fariseos) cría un hijo legalista o un hijo que no reconoce su necesidad de Jesús. Los maestros y pastores alcanzan el corazón cuando exponen la santidad de Dios y la necesidad del hombre, apuntando siempre hacia la capacitación divina por la vida de Jesús.

  1. La educación cristiana exalta la solución divina para el hombre: La Persona de Cristo.

Si nuestra enseñanza solamente apunta hacia la necesidad del hombre, sin llevarlo a la cruz, avanzamos en la Ley sin la Gracia. Colocamos a los oyentes debajo del Antiguo Pacto, sin contarles el fi n de la historia. Desdichadamente, gran parte de nuestra enseñanza (y muchos movimientos sub-cristianos de hoy) colocan al pueblo bajo la Ley, como si la cruz y la resurrección de Cristo nunca hubiesen sucedido, y como si ellos, por sus méritos, pudiesen ser aceptados delante de Dios. La educación cristiana lleva al no creyente hacia la cruz y la tumba vacía, y lleva al creyente a la semejanza de Cristo. Esa fue la “filosofía de ministerio” del apóstol Pablo (Colosenses 1:28,29).

Antes que usted bostece y diga “¡Ya sabía de todo eso!”, considere las implicaciones de la verdadera educación cristiana. Sé que MUCHAS veces he enseñado, en nombre de la “educación cristina”, lecciones que no apuntaban hacia Cristo. Por ejemplo, en cierta ocasión estaba a punto de dar un estudio bíblico en un colegio evangélico sobre Proverbios 15:1 “La blanda respuesta quita la ira; mas la palabra áspera hace subir el furor”. Iba a llamar la atención a los niños a que no se quedaran airados, a que siempre dijeran palabras suaves, a no provocar a sus compañeros. Pero de un momento a otro reconocí que aquel mensaje sería perfectamente aceptable en una sinagoga judía o entre los Testigos de Jehová. ¿Qué hacía falta? Una aclaración de que sin Jesús, nadie era capaz de devolver palabras blandas por palabras duras; que la vida de Jesús realmente ejemplificaba esa actitud; que Jesús murió y resucitó en mi lugar, para que la vida de él se viva en mí; que aquel que ama a Jesús guarda sus mandamientos; que él quiere cuidar mis palabras y hablar a través de mí. Por poco pude evitar la oportunidad de enseñar un mensaje que denomino “sub-cristiano”.

Desgraciadamente, en muchas ocasiones quedamos animados con todo en nuestras iglesias, menos con Cristo. La estrategia de Satanás es desviar nuestra atención de lo que es central, para que patinemos sobre la periferia de nuestra fe. Llenamos el calendario de la iglesia con programas. Nos involucramos en la política. ¡Seguimos doctrinas extrañas o marginales, olfateando ángeles (o demonios), reclamando bendiciones, declarando prosperidad, atando (o desatando), mercadeando señales, milagros y poder, todo en nombre de Jesús, pero en muchas ocasiones sin proclamar a Jesús! (Mateo 7:22, 23).

Jesús es el mensaje de la educación cristiana. Fue eso lo que él mismo le dijo a sus perseguidores religiosos en Juan 5:39: “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí”. En el camino a Emaús, Jesús repitió la lección: “Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían” (Lucas 24:27). El apóstol Pablo dio ese testimonio sobre el motivo de su ministerio: “Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado… Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor.”(1 Corintios 2:2, 2 Corintios 4:5).

¿Quién necesita la educación cristiana? Usted y yo, y nuestros alumnos. ¿Qué es la educación verdaderamente cristiana? Elevar a Jesús, en toda su gloria, majestad y poder. ¡Que seamos maestros realmente cristianos al compartir ese mensaje maravilloso!

Preguntas para la discusión:

  • ¿En qué sentido una clase debe ser “cristocéntrica”? ¿Tiene que mencionar el nombre de Jesús “x” veces para que sea “educación cristiana”?
  • ¿Memorizar versículos y hechos bíblicos es correcto? ¿Para qué sirve? ¿Cómo deben ser calificados por el maestro?
  • ¿Cómo puede un maestro “exponer el corazón” de sus alumnos en el contexto de la clase? ¿Qué significa eso?
  • ¿Cuál es el papel de la culpa en la enseñanza cristiana? ¿Los alumnos deben salir de la clase sintiéndose culpables por su pecado?
  • ¿Cómo es que la enseñanza cristiana apunta hacia la solución de los problemas del hombre? ¿Cómo hacer eso con una historia del Antiguo Testamento, por ejemplo?

Extracto del libro “101 Ideas Creativas para Maestros”

Por David Merkh y Paulo França

2 Comentarios

  1. soy maestra de jovenes no tengo mucha retencion en cuanto a texto, y me gustaria ser mas creativa en mi clase, ya que son jovenes que algunos estudian universidades y otros trabajan.

    • Hola Maria! Podes ser creativa! Tenemos un articulo llamado ‘El maestro creativo’ que te puede ayudar con algunas ideas. Más allá de eso la creatividad tambien esta acompañada en saber como son sus alumnos, que les gusta, que los atrae, etc. Bendiciones!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre