Escuela Dominical – PEQUEÑAS LUCECITAS EN EL BARRIO DONDE VIVIMOS 1

0

Fundamento.

Si bien los preescolares son pequeñas personitas que poco se mueven sin el acompañamiento de sus papis o hermanitos mayores, ellos sí toman contacto con el lugar que rodea a su casa y es el primer ámbito, después de la familia y el hogar, donde se relacionan. Ellos conocen las calles contiguas a su hogar, quizás no saben los nombres, pero sí sus características. También han ido con su mamá, seguramente en el cochecito, y después caminando, a hacer las compras de verduras, del pan o de librería.

Es probable que hayan jugado en el frente de sus casas con sus hermanos, o en la plaza cercana. Conocen que hay un centro de salud donde van cuando están enfermos, o el consultorio del doctor. Alguna vez han ido con sus padres a comprar algún remedio a la farmacia, o tuvieron que acompañar por algún trámite a la oficina de un banco, de una aseguradora, etc. Pueden haber otros lugares o instituciones dentro de la comunidad donde ellos viven: policía, iglesias, o fincas si son zonas rurales.

Estos lugares y personajes cotidianos forman parte de la vida de los pequeñitos y resulta muy adecuado que desde temprana edad vayan adquiriendo valores y comportamientos respecto de ellos, que aprendan a valorar las instituciones y espacios que ofrece su ámbito más cercano.

Pero lo más importante es que tomen conciencia de que aquellos que tenemos a Jesús en el corazón somos llamados a ser luz en medio de la oscuridad, y los niños pueden brillar como pequeñas lucecitas en el ambiente que los rodea. Ellos, a pesar de su corta edad, pueden ser testigos de Jesús entre sus vecinos, pueden ser ejemplo de comportamiento y, desde ahora, pueden grabar valores que les permitirán ser personas respetables y afables cuando sean mayores… y ¿quién dice si no pueden llegar a ser en el futuro impulsores de cambios profundos en esta sociedad que necesita tanto de la Luz de Dios?

Objetivos.

  • Que el niño comprenda que somos llamados a brillar como luces en el mundo donde vivimos.
  • Que el niño pueda reconocer los ámbitos donde transcurre la mayor parte de su vida, su barrio: calles, farmacias, negocios, centro de salud, escuela, plazas, oficinas.
  • Que el niño adquiera valores de convivencia.
  • Que el niño se sienta integrante y participante de la comunidad donde vive.

Canción lema.

Esta pequeña luz que en mi corazón nació.

Otras canciones sugeridas.

  • Gracias a Dios por mi Patria.
  • Corriendo van mis pasos Dios.
  • Esta lucecita mía la dejaré brillar.
  • Brillando, brillando, quiere Jesús que yo brille.
  • Estoy en el camino del hogar de gloria.
  • Tenemos que salir.

Versículo clave: “Procuren ustedes que su luz brille delante de la gente” (Mateo 5:16).

Otros versículos para aprender.

  • “Ustedes son la luz de este mundo” (Mt.5:14).
  • “Vete a tu casa, con tus parientes, y cuéntales todo lo que el Señor te ha hecho” (Mr.5:19).
  • “Ámense como hermanos los unos a los otros” (Ro.12:10).

Contenido.

En este proyecto se tocarán diversas verdades bíblicas que se situaron en los espacios cotidianos de la gente, durante la época de Jesús y de los discípulos. Cada tema es una acción que nos permite ser luces en el mundo.

Temas a Desarrollar.

1. Siguiendo el camino de Jesús.

Vinculación al espacio: las calles de mi barrio.

Base bíblica: Mateo 7:13-14.

Jesús habló a sus discípulos de dos tipos de calles para comparar la vida cristiana: una calle angosta y una calle ancha. Él comparó la calle angosta como la que lleva a la vida ya que es más difícil ir por ella. Los niños que no conocen a Jesús hacen todo lo que quieren y cosas malas que a Dios no le gustan, como si fueran por un camino ancho sin límites. En cambio, los que han decidido que Jesús viva en sus corazones, deben esforzarse en obedecer lo que Dios ha dicho en su Palabra y a veces es difícil cumplir, es como un camino angosto, pero el resultado es la Vida Eterna.

Aprendizaje en valores: respeto señales de tránsito, aprendo de los peligros y tomo precauciones, cuidamos las calles.

2. Amando a los que están cerca.

Vinculación al espacio: los vecinos.

Base bíblica: Mt.22:37-40, Lc.10:27.

El prójimo es la persona que tenemos al lado. Jesús enseñó que debíamos amar a nuestros vecinos y aquellos que pasan por nuestro lado, aunque no recibamos nada a cambio. Puede hacerse referencia a la parábola del buen samaritano o no. Podemos hacerlo de las siguientes maneras: dando buen testimonio y contando a nuestros vecinos del amor de Dios, ayudando, prestando, saludando, diciendo la verdad, evitando chismes, etc.

Aprendizaje en valores: ser amables y cordiales, no hablar mal de otros, procurar el bienestar común en diferentes situaciones (ruidos molestos, animales, basura, etc.).

3. Recreándonos sanamente al aire libre.

Vinculación con el espacio: Las plazas.

Base bíblica: Hch.17:17-21.

Pablo predicaba en las sinagogas y en las plazas Una vez lo hizo en la plaza de Atenas y causó una gran sensación, de modo que lo llevaron a predicar a un lugar importante del gobierno. Él les hablaba de Jesús y algunos le decían charlatán, pero muchos estudiosos le escucharon. Nosotros quizás no podemos predicar como Pablo, pero nuestro comportamiento en los lugares públicos puede mostrar de Jesús a los que nos vean.

Aprendizaje en valores: cuidar los jardines, adornos, monumentos, asientos, fuentes, luminarias y juegos, mantener la limpieza, respetar a los mayores, cuidar el vocabulario.

(CONTINÚA)

Por Patsy Winter

Patsy es instructora de LAPEN

Lee Pequeñas Lucecitas en el Barrio Donde Vivimos 2

DEJA UNA RESPUESTA