Escuela Dominical – REVISIÓN Y RECAPITULACIÓN 2

0
  1. Triqui/Ta-te-ti

Una forma dinámica e interesante de hacer una recapitulación de una materia es a través del conocido triqui. El maestro deberá disponer 9 sillas (3 líneas en 3 columnas de sillas) para que en ellas se sienten los alumnos.

El maestro deberá dividir sus alumnos en grupos de 9 personas, para que compitiendo entre sí, cada grupo intente alcanzar el objetivo que es completar una secuencia de 3.

Disposición de los alumnos para el triqui:

El maestro elaborará una lista de preguntas y deberá seguir la secuencia de su lista, independiente del alumno a quien la pregunta será dirigida, o sea, no seleccionar una pregunta fácil para un alumno con menos conocimiento y una pregunta más difícil para el alumno que domina la materia.

Ya que el objetivo de la competencia es completar una secuencia, los propios alumnos de cada grupo son los que escogerán a quién el maestro deberá hacer la pregunta.

La competencia empieza con todo el primer grupo sentado en las sillas organizadas por el maestro. El grupo selecciona a quién deberá ser hecha la primera pregunta. Si la respuesta es correcta, los alumnos escogerán el próximo para responder, teniendo siempre en mente completar una secuencia. Si la respuesta es incorrecta, el alumno deberá salir de la silla, dificultando así la finalización del juego.

Ventajas

Este es un juego interesante porque con apenas 3 respuestas correctas, el grupo podrá concluir. E inclusive con respuestas equivocadas existen aún posibilidades de alcanzar el objetivo, completando una secuencia.

Aun siendo un juego, la pregunta deberá ser hecha a cada individuo y solamente el alumno a quien se le hizo la pregunta deberá responder, no pudiendo tener ninguna ayuda de otras personas del grupo.

Al grupo que consiga completar la secuencia el maestro le da un premio.  

  1. Papa caliente

Después de una serie de clases, el maestro deberá elaborar una serie de preguntas y escribirlas en varias tiras de papel. Estas tiras deberán ser colocadas dentro de un recipiente abierto, al que llamaremos Papa Caliente.

A continuación, el maestro deberá formar un gran círculo con los alumnos, sentados en sus sillas o de pie.

El maestro deberá conseguir a una persona que toque algún instrumento musical o coloque algún equipo de sonido que suene durante el juego. La persona que toca el instrumento musical o controla el equipo de sonido estará de espaldas al círculo de alumnos.

El juego comienza cuando la persona empieza a tocar el instrumento musical o prende el equipo de sonido. Mientras haya sonido, la Papa Caliente con las preguntas va pasando de mano en mano. Cuando la música para, la persona que esté con la Papa Caliente sacará una pregunta para responder. Si responde correctamente gana un pequeño premio (un bombón, un dulce, un adhesivo, etc.).

En la secuencia del juego la persona continúa tocando el instrumento y la Papa Caliente continúa pasando por las personas hasta que el sonido pare y así por adelante, hasta que terminen las preguntas elaboradas por el maestro. Una persona puede responder varias preguntas y otras personas no tendrán la oportunidad de responder ninguna. 

  1. Bingo

El Bingo es una técnica de recapitulación que provoca mucho entusiasmo entre los alumnos, pues por medio de un juego, el alumno puede repasar todo el contenido de la materia, así como involucrarse en una competencia dinámica e interesante.

La preparación del mismo puede ser un poco trabajosa, pero con un poco de habilidad en un computador, en poco tiempo el maestro tendrá todo el material para la realización de esta dinámica.

En primer lugar, el maestro elaborará su lista de preguntas objetivas. Después el maestro deberá preparar las fichas de acuerdo al número de alumnos. En estas fichas, el maestro colocará las respuestas a las preguntas que él formuló. Las respuestas estarán distribuidas aleatoriamente entre las fichas.

Puede ser una ficha con cuatro, seis o nueve respuestas, dependiendo del contenido de la materia que desea ser verificada y del número de alumnos.

El maestro hará entonces la pregunta y el alumno que tenga la respuesta y la responda correctamente colocará un frijol o algún otro material designado por el maestro en su ficha sobre la respuesta correcta. Las respuestas estarán distribuidas aleatoriamente entre las fichas.

Ejemplo de una ficha:

Respuesta de la pregunta 1 Respuesta de la pregunta 5 Respuesta de la pregunta 12
Respuesta de la pregunta 25 Respuesta de la pregunta 31 Respuesta de la pregunta 32
Respuesta de la pregunta 39 Respuesta de la pregunta 45 Respuesta de la pregunta 50

 

El maestro hará todas las preguntas de su lista y los alumnos irán llenando sus fichas de acuerdo con las alternativas de las respuestas correctas.

Para que sea una recapitulación real, el maestro deberá enfatizar cada una de las respuestas, independientemente del clima emocional que esté ocurriendo entre los alumnos. Recuerde que el objetivo es rever toda la materia.

El único inconveniente del bingo es que para vencer, completando su ficha antes que nadie, el alumno depende del factor suerte, pues él puede tener un buen conocimiento de la materia, pero las preguntas cuyas respuestas están en su ficha demoran en aparecer.

Finalización:

El Bingo termina cuando uno de los alumnos es el primero en llenar su ficha. El maestro podrá premiar al vencedor de acuerdo con las posibilidades. 

  1. ¿Quién quiere ser millonario?

Material necesario: Un “juego” de preguntas (alternativa múltiple, 4 respuestas posibles) que recapitulen la materia, con dificultad progresiva. Premios (opcional).

Procedimiento: El maestro empieza con un sorteo o, si quiere, una pregunta eliminatoria para todos los alumnos. El primer alumno con la respuesta correcta gana el derecho de jugar “¿Quién quiere ser millonario?”, respondiendo las otras preguntas.

Comienza con la pregunta más fácil que vale 1000 puntos. El participante tiene 5 opciones:

  1. responder la pregunta solo
  2. saltar la pregunta (puede usar esa opción hasta 3 veces)
  3. pedir ayuda de un “experto” seleccionado del grupo
  4. consultar las “carteleras” (la clase)
  5. escoger una de 4 cartas (con los números “0”, “1”, “2”, “3” escritos, cada número representando cuantas respuestas erradas que serán eliminadas en aquella cuestión)

Después que el alumno da su respuesta el maestro debe preguntar, “¿Seguro?”. El alumno pasa de nivel a nivel hasta que se equivoque en una pregunta o decida parar en el nivel en el que ya está. Los puntos recibidos pueden valer como “bono” en la materia, como puntos en un concurso de Escuela Bíblica Dominical, o el maestro puede establecer otros premios.

Los niveles de las preguntas:

1000 10.000 100.000 1.000.000

2000 20.000 200.000

3000 30.000 300.000

4000 40.000 400.000

5000 50.000 500.000

Extracto del libro “101 Ideas Creativas para Maestros”

Por David Merkh y Paulo França

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre