nuevo-8Maestro de Niños – Serie: El Valor del Cuerpo 2

 

MAESTRO: El propósito de esta serie, y de cada uno de los temas, no es escribirte palabra por la palabra lo que tienes que decirles a tus alumnos, sino ofrecerte una estructura que te oriente y te permita enriquecer cada tema todo lo que quieras. Y por enriquecer me refiero a que utilices todos los medios audiovisuales que refuercen la enseñanza que estás transmitiendo. Dale rienda suelta a tu creatividad.

 

 

Tema 02. CUIDAR NUESTRAS BOCAS (2º Parte)

Pasaje clave: Efesios 4:29.

1. Objetivos.

         A. Que el niño entienda el poder de las palabras.

         B. Que el niño aprenda el valor de las palabras que bendicen.

         C. Que el niño tome la decisión de hablar palabras que sanan y hacen bien.

 

2. Las Palabras son Poderosas.

(Nota: Cuéntales brevemente 2 o 3 historias de Jesús poniendo el énfasis en cómo sus palabras le hacían bien a las personas que lo escuchaban. De la boca de Jesús salía vida y bendición. Por ejemplo, puedes utilizar: Lc.7:44-48, Jn.8:10-11, Lc.13:10-13, Lc.8:46-48. Recuerda, el énfasis está puesto en las palabras de Jesús).

 

3. Palabras que Bendicen y dan Vida.

(Nota: Maestro, en este punto pregúntale a tus alumnos qué tipo de palabras son las que bendicen y dan vida. Escúchalos atentamente y explícales por qué esas palabras producen vida. Por ejemplo: alentar, decir palabras de amor, agradecer, felicitar, decir la verdad, decir cosas buenas de los demás, resaltar cualidades o virtudes de las personas, etc. Haz con ellos este pequeño ejercicio, siéntalos en ronda, uno al lado de otro. Cada uno de ellos tendrá que decirle algo lindo o positivo al compañero de la derecha. Tú también participas. Luego pregúntales: “¿Cómo se sintieron al escuchar que alguien habla bien de ustedes y les dice cosas lindas?”).

(Nota: Pregúntales si ellos están hablando de esa manera o no lo hacen. Ayúdales a comenzar. Pídeles que mencionen a 5 personas, 3 de sus familias y 2 del colegio o del barrio, y que piensen algo lindo de cada una de ellas. Haz que lo escriban en tarjetas. Cuando vuelvan a sus hogares que le digan a esas personas “lo lindo” que pensaron de ellas, o que les den las gracias, o los feliciten.

Ayúdales a confeccionar un sencillo almanaque semanal para que cada día marquen en él palabras de bendición que están hablándole a la personas).

(Nota: Cuando los visites hablen junto de sus progresos chequeando el almanaque y felicítalos).

“Señor, ayúdame a que de mi boca salgan palabras de vida que hagan bien a las personas. Gracias por darme la inteligencia y la capacidad para pensar cosas buenas y poder decirlas, para agradecer y felicitar a los demás. Gracias por quererme tanto y porque tú hablas bien de mí”.

Por Edgardo Tosoni

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre