Devocionales Diarios – Conquistar lo que Nos ha Sido Dado 1

 

Pasaje clave: Jueces 2:7-10.

 

1. Introducción.

El pueblo de Israel sale de Egipto liderados por Moisés. Durante 40 años dan vueltas por el desierto y mueren allí. Sus hijos (la 2º generación), liderados por Josué, entran a la tierra prometida y comienzan a conquistarla. Sin embargo, después de muchos años de luchar y conquistar, muere Josué y se levanta una 3º generación (los hijos de los conquistadores) que no conocía a Dios ni conocía sus obras.

¿En qué estuvieron ocupados los padres para que sus propios hijos crecieran sin conocer a Dios?

 

2. Conquistar sin poseer.

La 2º generación estuvo ocupada en la conquista de otros, pero se olvidaron de formar a sus propios hijos. Pasaron por alto poseer el corazón de sus hijos con la Palabra de Dios.

¿Qué consecuencias produjo esto en los hijos?

Vs.10. Ellos crecieron sin conocer a Dios y sin conocer sus obras.

 

Vs.11. Hicieron lo malo y se rindieron ante dioses extraños.

No conocían a Dios, pero sí conocieron a los ídolos.

No conocían las obras de Dios, pero practicaron las obras malas que sí conocían.

 

Vs.12. Tener pérdida en lo espiritual conduce irremediablemente a la pérdida de la identidad y a la pérdida de la identificación:

          “Es el Dios de mis padres, no es mi Dios”.

          “Es la fe de mis padres, no es mi fe”.

          “Es la visión de mis padres, no es mi visión”.

          “Es la iglesia a donde van mis padres, pero no es mi iglesia”.

¿Dónde están tus hijos, papá/mamá, cuando tú estás en la iglesia?

¿Por qué tus hijos se quedan en tu casa (o en otro lugar) cuando tú congregas?

No estoy hablando de hijos adultos que ya viven sus propias vidas, sino de niños y adolescentes sobre los que todavía los padres deben ejercer autoridad y dirección espiritual.

Tu fe tiene que ser la fe de ellos. Tu visión tiene que ser la visión de ellos.

Tu iglesia tiene que ser la iglesia de ellos. Tu Señor tiene que ser el Señor de ellos.

¿Tienen como grupo familiar un tiempo para orar juntos y leer la Palabra?

¿Lo hacen regularmente?

¿Alientan a sus hijos a orar y buscar de Dios?

¿Los alientan a asistir a sus grupos y escuchar a sus líderes?

¿Les contagian una fe viva y práctica que los estimula a creer en el Señor y amarlo?

(CONTINÚA…)

Por Edgardo Tosoni

Lee Conquistar lo que Nos ha Sido Dado 2

Lee Conquistar lo que Nos ha Sido Dado 3

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre