Pasaje Clave: Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás (Génesis 2:16-17)

El Dios que creó el hogar y lo estableció pone límites que se deben respetar. El mismo nombre Edén significa “lugar cercado”. Dios es un Dios que establece pautas de vida y cosas que no admite que haya en nuestros hogares. Si usted no tiene en claro los límites, pondrá en riesgo su hogar.

Jerusalén en tiempos de Nehemías no tenía límites, muros, por consiguiente el altar estaba inconcluso y las casas se habían levantado lejos de los altares. Los límites son necesarios para el establecimiento de cualquier hogar.

Yo veo padres que no les ponen límites a sus hijos. Algunos por estar solos en este rol o por no poderles dar el hogar que ellos necesitarían, actúan con culpa y no les ponen límites. Otros quieren ser amigos de sus hijos y se olvidan que amigos sus hijos pueden tener millones… padres solo dos.

¡Ponga límites! El niño que no tiene límites en el hogar, no va a respetar límites en la escuela, en la calle, en la vida. Mi madre era viuda, perdí a mi papá cuando niño, así que yo sé lo que es recurrir a la lástima para hacer sentir culpable, pero mi trasero saben lo que son los límites… Todo buen padre pone límites, Dios no es la excepción. Para construir una casa, Dios pone límites.

¿Recuerda que el altar tenía que estar escrito con las palabras de Dios? Lo que está escrito en tu altar personal ahora, tiene también que estar escrito en tu casa para que nadie se equivoque.

Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas (Deuteronomio 6:6-9)

El problema de Adán es que no escribió la ley en su altar personal y el de su mujer y por ello el diablo les tomó ventaja. El pecado entró en la familia por un error en la transmisión de la palabra de Dios.

¿Cuándo doy ventaja?

  • Cuando relajo, exagero o ignoro la ley de Dios.
  • Cuando no transmito convenientemente esto a mis hijos.
  • Cuando tengo una doble moral.

Hoy aceptamos que un hogar bendecido tendrá límites basados en los principios divinos.

Oración: Señor, quiero que mi casa este protegida con tus principios. Hoy establecemos límites para nuestro hogar basados en tus principios. Gracias porque tus límites respetados por cada uno de nosotros, mantienen sano nuestros hogares. Amén.

Por Patricia y Daniel Cattaneo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre