Devocional Diario – COSAS DE PADRES E HIJOS

0

Pasaje Clave: “Desobedientes a los padres” (Romanos 1:30)

¿No es demasiado ubicar en esta lista este comportamiento? Pablo está enumerando las atrocidades que produce el negar a Dios y entre:

…. injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades; murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males,… (Romanos 1:29-31)

Coloca la desobediencia a los padres. ¿Se le fue la mano? ¿Lo habrán hecho renegar mucho sus hijos? Digo, si es que los tuvo. ¿Cómo puede igualar la desobediencia a los padres con la fornicación, homicidio, con los aborrecedores de Dios?

Sin embargo, no es el único que opina que es terrible ser desobediente a los padres:

El ojo que escarnece a su padre Y menosprecia la enseñanza de la madre, Los cuervos de la cañada lo saquen, Y lo devoren los hijos del águila. (Proverbios 30:17)

Evidentemente el sabio sabía desearle el mal a los desobedientes. Pero hay un tercero que opina que es importante obedecer a los padres:

Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da. (Éxodo 20:12)

¿Por qué es tan complicada la desobediencia a los padres?

  1. Es la autoridad natural que ha sido puesta sobre nosotros. Y como sabemos nos conviene siempre obedecer a la autoridad. Como en todo caso de obediencia el límite es la ofensa a Dios. Pero el respeto y la honra a la autoridad es un valor que hoy nos damos cuenta que necesitamos y a montones. Aprender a honrar a los padres es bueno, se honra no solo con palabras, sino con dinero, con tiempo, con homenajes pequeños que celebran su peregrinación sobre la tierra.
  2. Es la primera asociación que hacemos con Dios. Por tanto desobedecerle seria aprender a llevarle la contra a Dios. Es una verdad indiscutible que sacamos de nuestra relación con los progenitores nuestra primera idea de Dios. Mi esposa siempre cuenta que Dios ha sido para ella un padre amoroso que le trae tranquilidad en la más oscura noche… No es casualidad que esta sea la actitud de Raúl, mi suegro. Tranquila hija,  todo va a salir bien – suele decir.
  3. Es un límite, que cuando se traspasa resulta muy difícil controlar… Si no te conmueven los que te dieron la vida… Bueno, nadie lo hará. Cuando tiene que retratar al hombre de los últimos tiempos Pablo dice: “Sin afecto natural”. Cuando tiene que hablar de los que no cuidan a sus padres dice: “el que no provee para los suyos ha negado su fe y es peor que un incrédulo.” Durísimo.

Siendo huérfano de padre desde niño, mi madre concentraba las dos figuras en si y exigía la obediencia estricta a sus órdenes. Siendo una mujer esforzada y sola, no siempre era fácil obedecerla, pero mirando hacia atrás parado en mis 50, agradezco haberlo hecho… Solo tuve algunas desobediencias menores… Que fueron eclipsadas por mi respeto a su figura. Ella cuando se estaba yendo con el Señor, me dio su último regalo, me dijo: fuiste un hijo obediente. En el momento no lo entendí, pero que bien que hace ahora! Cuando a veces pienso que pude haber hecho mejor las cosas… Que bien hace, escuchar su voz como si estuviera grabada… Una y otra vez.

Hoy es un día para aquellos que tenemos hijos, procurar ser padres queribles y fáciles de obedecer. No es sencillo, el amor a veces nos hace lastimar a los que amamos…queriendo vivir dos veces, sin entender que ellos tienen que aprender. Pero nos debe alentar el consejo paulino:

Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor. (Efesios 6:4)

Hoy es un día, para que aquellos que tienen el privilegio de tener a sus padres vivos, para homenajearlos y obedecerlos… A algunos solo les están pidiendo que los visiten más, hágale caso, yo desearía poder hacerlo.

Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. (Efesios 6:1)

Por último, quizás hay alguien que piensa que esta palabra llegó tarde, nunca es tarde en Dios. Si tus padres se equivocaron o no fueron lo que deberían haber sido… Libera perdón… Si no diste la talla como hijo, pedile perdón a Dios, arrepiéntete… adopta a algún padre huérfano que los hay por millares.

Dios, el Papá del cielo, te bendice.

Por Daniel Cattaneo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre