Devocionales Cristianos – El Padre Como Líder de Familia

 

“No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho. Yo Jehová, no miro lo que mira el hombre. Porque el hombre mira lo que está por delante de sus ojos, pero yo miro el corazón”  (1 Samuel 16:7).

El mundo tiene su propio modelo de lo que significa ser hom­bre, esposo y padre de familia. Este es incompatible con el modelo de Dios. Sus atributos, valores y carácter son diametralmente opuestos.

El criterio del mundo es el del camino fácil, sin esfuerzo, sin compromiso, sin responsabilidad por otros; es el modelo de la “puerta ancha y el camino espacioso” que no requiere carácter, esfuerzo, dominio, ternura o compasión porque solo mira por sí mismo, para su propia satisfacción. Por esa razón hay un abandono en el rol de esposo y padre en la sociedad contemporánea. Los hombres no quieren esforzarse para hacerse cargo del lugar dado por Dios en la familia, un lugar de liderazgo.

En el mundo se puede valorar a un hombre por su estatura, por su peso, por sus logros económicos y por sus títulos, pero para Dios, la medida del verdadero hombre se encuentra en su alma y en su corazón y esto se manifiesta en el carácter revelado claramente en la intimidad de la familia, en el trato con la esposa y los hijos.

Satanás quiere introducir como verdadera su medida de lo que significa “ser hombre”, pero la verdadera característica del “padre de familia” tiene que ver con la fuerza espiritual que nos permite asumir el liderazgo en la familia sin abuso de autoridad, violencia física o psicológica, descalificaciones, incapacidad de pedir perdón y ausencia del rol de esposo o padre.

Liderazgo espiritual es mucho más que ese modelo transmiti­do de un padre presidiendo el devocional familiar. Liderazgo es­piritual es también:

  • Saber controlar las emociones violentas.
  • No confundir autoridad con prepotencia.
  • Saber reconocer los errores y pedir perdón.
  • Ser tierno, comprensivo y amoroso.
  • Reservar la seducción para con su esposa.
  • Saber manejar bien los tiempos de trabajo, ministerio y familia.
  • Participar activamente en la crianza de los hijos.
  • Ser cabeza del hogar en cobertura emocional y provisión económica.

Si somos capaces de reproducir ese modelo de valores espi­rituales en las encrucijadas cotidianas que nos presenta la vida, estaremos dejando a nuestros hijos un legado espiritual importan­te para reproducir. Dios bendiga a los padres y esposos para que puedan ser hombres según el corazón de Dios.

 

Motivos de Oración.

  • Señor, gracias por el privilegio de ser padre. Enséña­nos a ser los padres que nuestros hijos necesitan.
  • Señor, gracias por el padre que nos diste y porque tú suples cualquier falencia que él pueda tener.
  • Señor, que la Iglesia pueda bendecir a la nación con padres sustitutos.
  • Señor, bendice a todos los padres de Argentina.

 

Acción Práctica.

Comparte un tiempo especial con tus hijos haciendo algo que ellos te pidan y con lo que normalmente no puedes complacerlos.

Extracto del libro “40 Días de Ayuno y Oración 2012”

Por Silvia y Hugo Márquez

Neuquén

Lee La Madre, su Rol en el Hogar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre