Devocionales Cristianos – En Memoria de Jesús

 

Pasaje clave: Lucas 22:19.

 

1. Introducción.

Jesús nos dijo que hiciéramos memoria de él. Que nos acordáramos de él. Que no dejáramos de recordar lo que hizo por cada uno de nosotros. ¿Y qué es lo que tenemos que recordar? ¿Qué es lo que realmente importa? Que Jesús lo hizo por mí. Toda su obra fue por mí. Su dolor fue por mí. Su renuncia fue por mí. Su determinación por enfrentar la cruz fue por mí. Su muerte y resurrección fue por mí. Él lo hizo todo por amor a mí.

 

2. ¿Cuándo Dejamos de Hacer Memoria de Él?

A. Cuando Vivimos una Doble Vida. (Isaías 30:21-22).

A la vista de los demás somos “evangélicos”, “congregamos”, somos “espirituales”. Pero en lo privado de nuestras vidas mantenemos pecados y actitudes que no son de Dios.

 

B. Cuando hay Indiferencia y Dureza. (1º S.15:22-23).

Ser obstinados, ser tercos, encapricharnos con lo que queremos, pelearnos con los demás por algo que se nos metió en la cabeza, llegar al límite de alejarnos de Dios por querer tener eso o por estar con esa persona, demuestra lo duro de nuestro corazón y lo indiferente que somos a la voz de Dios.

 

C. Cuando hay Frustración.

La ingratitud de los demás, intentar cosas y no obtener los resultados deseados, invertir tiempo en las personas y sentir que no pasa nada con ellos, esperar algo que nunca llega, darle nuestro amor a alguien y no ser correspondido, esforzarnos por lograr metas y no alcanzarlas, etc. nos produce frustración. Y encerrados en nuestra frustración nos olvidamos de Él y nos olvidamos de todo lo que ya tenemos y de todo lo que Él nos ha permitido alcanzar. Nos olvidamos de que en el Señor podemos volver a soñar grandes sueños.

 

D. Cuando Estamos Distraídos.

Con la mente puesta en cosas que no son malas, pero que nos hacen perder los objetivos espirituales. Distraídos con cosas que nos frenan de alcanzar cosas mayores de parte de Dios. Distraídos de la Palabra, distraídos de la oración, distraídos de la comunión, distraídos de la visión, con esas cosas que siempre son “nuestra mejor excusa”.

 

E. Cuando hay Ignorancia. (Jn.5:24).

El que es ignorante de lo que Jesús hizo por él no puede hacer memoria. Conoce la historia de lo que hizo Jesús pero para él no significa nada, porque no le entregó su vida.  

Te invito ahora, en el nombre del Señor Jesús, a renunciar a todas las cosas que no te permiten hacer memoria de Él.

Por Edgardo Tosoni

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre