palabras-mas-feDevocionales Cristianos – Palabras + Fe

 

Pasaje clave: “El mensaje que escucharon no les sirvió de nada, porque no se unieron en la fe a los que habían prestado atención a ese mensaje” (Hb.4:2).

El autor de Hebreos se refiere al evento en donde Josué y Caleb les anuncian la bondad de la tierra y la seguridad de que la podían conquistar y les animan a entrar a la tierra prometida. El pueblo a pesar de oír una buena nueva no pudieron entrar en el reposo porque según el pasaje de hoy “no se unieron en la fe” a Josué y Caleb. Periódicamente somos expuestos a palabras de fe pero no entramos en el reposo porque no unimos nuestro espíritu en fe a la buena noticia recibida.

Que interesante que la palabra solo se activa cuando me comprometo con fe con esa palabra. Que en un auditorio podemos ser miles (como en este caso) y que solo dos pueden apropiarse efectivamente del reposo que esa palabra trae por haber mezclado fe a la cosa.

Cuidémonos, por tanto, no sea que, aunque la promesa de entrar en su reposo sigue vigente, alguno de ustedes parezca quedarse atrás.

Me cruzo con gente que me dice: “Lo veo por televisión, leo sus mensajes”. Otros me dicen: “muy bueno lo suyo”. Pero ¿de qué aprovechó eso? ¿Te mejoró, te hizo entrar en la tierra? ¿Te apropiaste de la expansión ilimitada? ¿Estás subiendo a otro nivel?

Me escuchaste ¿y no te congregas? De que te sirve escucharme si en casi todos los mensajes hablo de la importancia de la iglesia.

Me viste por internet ¿y no ofrendas? De que te sirve si en nuestros cultos dedicamos un tiempo importante a la ofrenda porque entendemos que nos promociona a otro nivel.

Soy de los que pactan las palabras… me verá tomando apuntes en los mensajes, pasando a ofrendar en medio de una predicación, arrodillarme en medio de un mensaje, levantar mi mano, aplaudir, silbar, hacer gestos (mis hijos dicen que le hago un acompañamiento onomatopéyico a los predicadores) pero es que yo no estoy escuchando un mensaje, yo le mezclo fe al mensaje para recibir lo que Espíritu está impartiendo y apropiarme del reposo que la palabra trae.

Jesús a los religiosos de su generación le dijo: “¿Con qué puedo comparar a esta generación? Se parece a los niños sentados en la plaza que gritan a los demás: “Tocamos la flauta, y ustedes no bailaron; cantamos por los muertos, y ustedes no lloraron” (Mateo 11:16-17).

Necesitamos activar la palabra de fe que recibimos con fe: “Esforcémonos, pues, por entrar en ese reposo, para que nadie caiga al seguir aquel ejemplo de desobediencia”.

Hoy es un día donde le mezclaré fe a las palabras recibidas y haré de ello mi pasaje para el reposo de Dios para mí y los míos.

Por Daniel Cattaneo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre