Pasaje Clave: “Así que, por sus frutos los conoceréis” (Mateo 7.20)

¿Querés saber verdaderamente cómo es una persona?

Mirá qué frutos produce su vida, este es un indicador que no miente. La calidad del fruto revela la calidad del árbol: “Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos” (Mt. 7.17).

Dedicate a mejorar como persona en todas las áreas de tu vida, y esto hará que mejoren tus resultados en todo lo que hagas.

La cantidad de fruto revela la productividad del árbol: “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer” (Jn.15.5).

Dedicate a desarrollar mayor comunión y dependencia de Dios, ya que esta es la clave para ser verdaderamente productivo en todo lo que hacemos.

Para que mejore el fruto debe mejorar el árbol: “Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto” (Jn. 15.2).

Dedicate a quitar las cosas infructíferas de tu vida y a perfeccionar las fructíferas para poder llevar más fruto en todo lo que hagas.

Cuando el árbol mejora, también mejora el bosque: “En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos” (Jn.15.8).

Dedicate a mejorar como hijo de Dios y esto hará que mejore la Iglesia del Señor en la Tierra, y su Reino sea mucho más extendido.

Yo bendigo tu vida para que puedas examinar cada fruto que produce y para que puedas actuar en consecuencia, recordando que por tus frutos serás conocido.

Por Daniel González

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre