gold1600_2004Devocional – Un Tesoro En Vasos De Barro

 

Pasaje clave: 2° Corintios 4:7.

 

Hay quienes dicen que el Espíritu Santo es una influencia, una energía, una prolongación de Dios, una fuerza impersonal. “La fuerza, Luke, la fuerza”.

Pero la Biblia nos enseña claramente que el Espíritu que habita en nosotros ¡es una persona! No una persona humanamente hablando, sino un ser espiritual con características personales. Mira alguna de ellas:

Consuela (Jn.14:16). Llena (Ef.5:18). Enseña y recuerda (Jn.14:26). Vivifica (da vida, Ro.8:11). Convence (Jn.16:8). Da testimonio (Ro.8:16). Guía, habla, hace saber (Jn.16:13). Ayuda e intercede (Ro.8:26). Escudriña (1°Co.2:10). Decide (Hch.13:2). Reparte (1°Co.12:11). Envía (Hch.13:4). Bautiza (1°Co.12:13). Prohíbe (Hch.16:6). Sella (Ef.1:13). Habita en nosotros (Jn.14:17). Se entristece (Ef.4:30). ¡Y la lista podría seguir!

Todos estos pasajes nos revelan a un ser personal, alguien, no un algo que flota por ahí. El Espíritu es una persona viva, es el mismísimo Dios infinito en nosotros. ¡Él es alguien!

Nosotros somos como un vaso de barro. Débiles, frágiles, con defectos, con una inclinación natural hacia todo lo que arruina nuestras vidas, inconstantes en muchas cosas. Barro. Pero adentro de este vaso de barro llevamos un tesoro de enorme valor: el Espíritu Santo.

¡Llevas a Dios en tú vida!  No seas descuidado ni indiferente a su presencia. No vivas como se te da la gana ni hables por hablar, porque Dios mismo habita en ti.

“Gracias Papá por el Espíritu Santo de poder, amor y consuelo que has derramado en mí. Y gracias Espíritu Santo por habitar en mí y revelarme al Padre y al Hijo. Por estar conmigo en todo momento”.

 

Piénsalo.

¿Consultas con el Espíritu Santo las decisiones importantes de tu vida?

¿Te dejas guiar por Él?

¿Le permites que te enseñe y te corrija?

¿Escuchas su voz y le obedece?

 

Por Edgardo Tosoni

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre