Devocionales Diarios – El Ayuno

 

Pasaje clave: Mateo 6:16-18.

La combinación del ayuno con la oración puede resultar en una bomba atómica espiritual que echa abajo fortalezas espirituales y libera el poder de Dios en tu vida y en la vida de tu iglesia, pastor, líderes y miembros.

En el Antiguo Testamento el pueblo de Dios ayunaba para humillarse, para mostrar un arrepentimiento verdadero, para ser renovados espiritualmente y para recibir ayudas especiales. Esdras pidió ayuno para buscar la protección de Dios (Esdras 8.21, Salmos 35:13, 69:10, Isaías 58.5).

En el Nuevo Testamento, Ana a los ochenta y cuatro años oraba y ayunaba (Lucas 2.37).

Jesús dio el ejemplo ayunando cuarenta días después de su bautismo. Y enseñó acerca del ayuno (Mateo 6:16).

Los profetas y maestros ayunaron en Antioquía (Hechos 13:1-2), al igual que Pablo y otros (2º Co.11:27).

 

¿Qué es Ayunar?

Básicamente ayunar es abstenerse de alimentos. No ingerir alimentos como mínimo durante un día. Hay quienes incluso tampoco beben líquido, haciendo un ayuno total. Pero ayunar sin orar, sin buscar a Dios y sin atender nuestra vida espiritual, es como hacer una dieta y nada más.

 

Entendiendo el Verdadero Ayuno.

1. Ayunar para buscar a Dios.

El ayuno, para que tenga un valor real, debe estar acompañado de búsqueda de Dios. Durante todo el tiempo que dura el ayuno debo estar alimentando mi vida espiritual: Oración, confesión, renuncia, meditación en la Palabra de Dios, alabanza y gratitud.

Mientras ayuno, debilito y renuncio a mis deseos naturales, físicos y carnales. Y mientras busco a Dios fortalezco mi vida espiritual y mi fe. Crece el poder de Dios en mi vida.

 

2. El ayuno es mucho más que no comer.

Ayunar no es sólo no ingerir comidas y bebidas. Es ayuno de todo aquello que es placentero para mi carne y mis deseos humanos. No estamos hablando de cosas pecaminosas, que ya sabemos que no debemos hacerlas, sino de aquellas cosas que siendo buenas, estimulan nuestros deseos. Por ejemplo:

  • Hacer el amor con nuestro cónyuge.
  • Escuchar música.
  • Salir a comprar y gastar dinero.
  • Ver la novela o serie favorita.
  • Ver una película o un partido de fútbol.
  • Estar con mi novia/o.
  • Ir a jugar al fútbol o practicar deporte.
  • Salir con los amigos a pasear.
  • Leer revistas, novelas o libros seculares.
  • Ir al Cyber, al cine, etc.

Ninguna de las mencionadas son cosas malas. De hecho son parte de nuestras vidas cristianas, pero si ayuno es para dedicarme intensamente a mi vida espiritual. La prioridad la tienen mi vida espiritual.

Me abstengo voluntariamente de todo aquello que me resulta placentero o gratificante y me entrego a buscar a Dios, debilitando mi carne y fortaleciendo mi espíritu.

Menciona a continuación cuáles son las actividades que te resultan más placenteras:

A.______________________________________________________

B. ______________________________________________________

C. ______________________________________________________

D. ______________________________________________________

E. ______________________________________________________

F. ______________________________________________________

 

3. Ayunar es primeramente para mi propia vida espiritual.

Hay muchos ejemplos en la Biblia de personas que ayunaron ante determinadas circunstancias para obtener el favor de Dios. Esto es correcto y está bien, pero tenemos que entender que al ayunar Dios trabaja primero en nuestras propias vidas y después, si Él quiere, nos dará aquello por lo que estamos ayunando.

 

Los Beneficios del Ayuno

Ayunar por lo menos una vez por semana, o el tiempo que el Espíritu Santo te indique, (y siempre que durante el resto de la semana sigas manteniendo tu comunión con Dios):

  • Revolucionará tu vida espiritual.
  • Aumentará tu deseo de santidad.
  • Fortalecerá tu fe.
  • Comenzarás a tener mayor entendimiento y revelación espiritual.
  • Tendrás menos inclinación al pecado y formarás un hábito saludable.

Extracto del libro “MODULO 1 Programa Para Nuevos Miembros Conozco a Cristo”

Por Edgardo Tosoni

 

ADQUIERE el e-book del MÓDULO 1 completo  (incluye 20 temas) en: http://mislibroscristianos.com/index.php?main_page=index&cPath=53. Incluye Módulo de trabajo para el alumno.

10 Comentarios

  1. Gracias por compartir esta palabra! Quiero poner en práctica el ayuno para que Dios me fortalezca y restaurar mi comunión con él

  2. Hola saben que sus comentarios me dan un abibamiento para seguir cambiando mi forma de penzar.porque en la iglesia a la que yo asisto ,alli no ayunan y hay mucha frialdad poreso yo con mis hijos ayunamos en casa sabemos que DIOS NO RECHASA A UN CORAZON CONTRICTO Y UMILLADO,,,,,,Que Dios les bendiga.

    • Hola Sonia. ¡¡Bienvenida!! Siempre existe la opción de cambiar de iglesia, en una en que sí lo hagan. Bendiciones!!

  3. que bien que escriban este blog me gusto mucho, yo hace mucho tiempo que no hacia un ayuno como corresponde, cuando era pequña ayunava mucho junto a mi familia, y ahora que estoy en otra ciudad lo habia dejado, estoy en la universidad y todo anda bien lo malo es que no se que hacer yo soy cristiana evangelica y estoy asistiendo a una iglesia bautista y por lo general son mucho mas frio y no hacen ayuno, y tienden a vurlarce inconciente mente de los evangelicos y eso no me gusta pero siempre estoy pidiendo a dios que me ayude si el me trajo alli es por algo 🙁 ……. ¿pero que debo hacer? ¿el señor prodria hacer un desatammiento o avivamiento dentro de una iglesia biblica bautista? espero su respuesta atm. carla

    • Hola Carly. ¡¡Bienvenida!! Mira, mi consejo es que si son fríos, si como decís vos se burlan de los demás evangélicos, salgas de ahí y te busques otra iglesia. Y sí, el Señor puede hacer un avivameniento en cualquier lugar donde sus hijos se humillen, busquen su rostro y se entreguen totalmente a él.

  4. Hola Martha. ¡¡Bienvenida!! Tal vez porque uno es el mundo de los sueños donde todas las barreras de represión están anuladas y otro es el mundo real en donde los prejuicios, las enseñanzas legalistas y los propios temores son barreras que impiden que fluya con libertad la unción del Espíritu Santo. Otra razón puede ser que simplemente necesitás mayor búsqueda de Dios en tu tiempo privado de oración. Y otra razón, incluso, puede ser que no te ha sido dado el don de hablar en lenguas. Recordá que es un don que el Espíritu lo reparte como él quiere y a quién él quiere.
    No te preocupes por eso, viví y disfrutá con libertad de tu vida cristiana, amá al señor y bendecí a los que te rodean, eso es lo quie más cuenta. ¡¡Éxitos!!

  5. Hola Flor María. ¡¡Bienvenida!! Gracias por compartir tu inquietud. Te respondo.
    1. El error (muy común) que estás cometiendo es confundir la oración con un monólogo. La oración no es un monólogo donde cerrás los ojos y arrancás a decir palabras… y hablas sola durante media hora, ¡no! La oración es un diálogo. Orar es hablar con Dios. Le hablas y haces silencio para escucharlo a Él hablarte a vos. ¿Y cómo te habla? Te hablará por medio de la Biblia a medida que la leas, te hablará a tu conciencia, te hablará por medio de personas de fe maduras y espirituales. Cuanto más tiempo pases con el Señor, más aprenderás a oírlo. Descubrirás que la Biblia contiene el pensamiento de Dios, contiene las palabras que Él quiere que escuches.

    2. Con respecto a que no tenés amigos cristianos… ¡solo tenés que salir a buscarlos!!! Y los encontrarás. Hay cientos de iglesias en donde podes encontrar amigos cristianos. No esperes que vengan a buscarte a vos, a golpear la puerta de tu casa, ¡salí a buscarlos vos! Jesús dijo: el que busca, encuentra.

    ¡¡Bendiciones y feliz año nuevo!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre