Devocionales Cristianos – Pon en Acción Tus Talentos 1

 

Pasaje clave: Mateo 25:14-23.

Hace unos años produjimos una grabación que se llamó Proyecto AA. Aprovecharé este mismo nombre para accionar nuestra vida diciendo: “Proyecto: Adiós a la Apatía”.

Hay tres leyes importantes para poner en acción en el proceso de desarrollar nuestros talentos y dones; ellas son:

A. Inspiración.

“Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” (2º Timoteo 1:7).

Dios nos ha otorgado todo lo necesario para desarrollar nuestros dones con excelen­cia. Nos dio la inspiración para sacarle provecho a nuestros dones y habilidades.

Algunos preguntan: ¿los líderes nacen o se hacen? En verdad debemos saber que todo líder debe nacer, como requisito principal. No puede ser líder si primero no nació. Dios no hace doctores. Él hace hombres y mujeres quienes luego podrán aprender a ser docto­res.

Dios no hace arquitectos, Él le da a usted la capacidad de ser un arquitecto. Dios no forma intelectualmente, sino que nos da la materia prima inicial para alcanzar la meta que hemos elegido. Él le da la capacidad y la inspiración para lograrlo. Creo firmemente que Dios nos ha dado todo lo que El daría.

Nos dio Su poderosa Palabra, Su poderosa sangre, Su poderoso Espíritu Santo. Dios hizo todo para que usted se levante en el poder de Sus fuerzas y desarrolle todo lo que diseñó para su vida.

La siguiente pregunta es: “¿Qué hará usted?”. Dios ya hizo su parte y más. Ahora, ¿qué le corresponde hacer a usted? Dios le dio la inspiración para desarrollar sus dones.

Estas son las herramientas de las cuales Él nos proveyó para alcanzar el mayor potencial de nuestros talentos.

1. Deseo.

Dios nos da el deseo de trabajar para la excelencia.

En el libro de Hageo 2:4 dice: “Pues ahora, Zorobabel, esfuérzate, dice Jehová; esfuérzate también, Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote; y cobrad ánimo, pueblo todo de la tierra, dice Jehová, y trabajad; porque yo estoy con voso­tros”.

 

2. Inteligencia.

Dios da la inteligencia para desarrollar los dones.

Salmos 141:2 dice: “Suba mi oración delante de ti como el incienso, el don de mis manos como la ofrenda de la tarde”.

 

3. Disciplina.

Dios trae la disciplina a nuestra vida para desarrollar los talentos.

Proverbios 15:32 dice: “El que tiene en poco la disciplina menosprecia su alma; mas el que escucha la corrección tiene entendi­miento”.

 

B. Preparación.

Aquello que está preparado con tiempo y dedicación permanecerá más tiempo. Una de las 21 leyes del liderazgo1, que nos enseña el Dr. Maxwell, se llama la “Ley de la Navega­ción”.

En ella se fundamenta en una de las claves de la navegación se encuentra en la palabra: “preparación”. Aquello que hemos preparado de la mejor manera permanecerá durante más tiempo. Necesitamos dedicarnos más tiempo a la buena cimentación de nuestros talentos: estudio, capacitación, entrenamien­to. Una siembra educada.

No me refiero a sembrar mal la semilla, sino a no sembrarla en terreno infructuoso. Una siembra educada, en lo que a nuestros talentos se refiere.

Hay jóvenes que se acercan y me dicen: “Marcos, ¿podrías poner tus manos sobre mí y transferir todos tus conocimientos? Quiero tocar el piano exactamente como tú, quiero predicar como tú, ¿podrías orar por mí y pasarme tu manto?”. Mi respuesta es que ellos no necesitan mi manto, cuando Dios hizo uno escrito con su propio nombre para cada uno de ellos.

Dios quiere poner ese manto sobre sus hombros y darle la inspiración para que se prepare. Realmente puedo orar por ellos, pero mi oración será muy diferente a lo que ellos pensaban. Diré: “Señor, quítale el espí­ritu de pereza a este joven. Espíritu de ‘flojera’, ¡huye, en el Nombre de Jesús!”.

Muchas veces decimos: “Señor, aquí estoy. Usa mi vida”. Pero no queremos ‘talonearle’, no queremos comprometernos con la prepa­ración y el estudio.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Cómo Desarrollar Mis Talentos”

Por Marcos Witt

Lee Pon En Acción Tus Talentos 2

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre