Continuemos.

12. El Principio de la economía del reino: todos los reinos funcionan con un sistema que asegura y sustenta la fuerza y viabilidad del rei­no. El sistema comprende la participación del gobierno para brindar a los ciudadanos oportunidades de participar en el programa de be­neficios del reino, a través de su contribución a la ética del trabajo del reino. Esta economía generalmente incluye un sistema impositi­vo, oportunidades de inversión y desarrollo creativo de programas para ciudadanos.

“Den, y se les dará: se íes echará en el regazo una medida llena, apreta­da, sacudida y desbordante. Porque con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes”(Lucas 6:38)

“Al oír esto, Jesús añadió: -Todavía te falta una cosa: vende todo lo que tienes y repártelo entre los pobres, y tendrás tesoro en el cielo. Luego ven y sígueme”(Lucas 18:22)

13. El Principio de los impuestos del reino: todos los reinos incorporan un sistema de impuestos, el cual les permite a los ciudadanos parti­cipar en el proceso de mantener la infraestructura del reino. Dicho sistema le permite al ciudadano tener su parte en la mancomunidad y devolver una porción establecida de los recursos del rey. En esencia, en un reino todo ya le pertenece al rey, incluidas las tasas requeri­das de parte del ciudadano; por lo tanto la tasa impositiva es simplemente el gobierno permitiendo que sus recursos pasen a manos del ciudadano.

“Danos tu opinión: ¿Está permitido pagar impuestos al César o no?… -Entonces denle al césar lo que es del césar y a Dios lo que es de Dios”(Mateo 22:17, 21)

“En los diezmos y en las ofrendas. Ustedes -la nación entera- están bajo gran maldición, pues es a mí a quien están robando. Traigan ín­tegro el diezmo para los fondos del templo, y así habrá alimento en mi casa. Pruébenme en esto -dice el Señor Todopoderoso-, y vean si no abro las compuertas del cielo y derramo sobre ustedes bendición hasta que sobreabunde. Exterminaré a la langosta, para que no arruine sus cultivos y las vides en los campos no pierdan su fruto -dice el Señor Todopoderoso-. Entonces todas las naciones los llamarán a ustedes dichosos, porque ustedes tendrán una nación encantadora -dice el Señor Todopoderoso”(Malaquías 3:8-12)

14. El Principio del ejército del reino: todos los reinos incorporan un ejército de seguridad para proteger y defender su territorio y a sus ciudadanos.

“Porque él ordenará que sus ángeles te cuiden en todos tus caminos. Con sus propias manos te levantarán para que no tropieces con piedra alguna”(Salmo 91:11-12)

15. El Principio de la autoridad delegada en el reino: todo reino estable­ce un sistema representativo que delega responsabilidad a ciudadanos nombrados para servir como enviados o embajadores del reino o estado. Los embajadores personifican o encarnan la autoridad del rey y el reino o estado. Los embajadores son propiedad y responsabilidad del estado y, por lo tanto, no se ocupan de sus necesidades personales. Su propósito primario es representar el interés de su reino.

“Como tú me enviaste al mundo, yo los envío también al mundo. Y por ellos me santifico a mí mismo para que también ellos sean santificados” (Juan 17:18-19)

“-La paz sea con ustedes’.-repitió Jesús-. Como el Padre me envió a mí, así yo los envío a ustedes. Acto seguido, sopló sobre ellos y les dijo: -Reciban el Espíritu Santo”(Juan 20:21-22)

16. El Principio del embajador del reino: un embajador habla en nombre del reino y no se representa a sí mismo, solamente a su reino. El emba­jador es el agente del reino para transmitir su voluntad, deseos y propó­sitos en el territorio al que es asignado.

“…encargándonos a nosotros el mensaje de la reconciliación. Así que somos embajadores de Cristo, como si Dios los exhortara a ustedes por medio de nosotros: ‘En nombre de Cristo les rogamos que se recon­cilien con Dios'”(2 Corintios 5:19-20)

Extracto del libro Redescubriendo el Reino

Por Myles Munroe

(CONTINÚA… DALE CLICK ABAJO EN PÁGINAS…)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre