Una parte vital del pensamiento sano del Reino es tener una comprensión clara y correcta sobre lo que Las Escrituras dicen respecto al regreso de Cristo y otros temas apocalípticos. Es relevante, ya que como ciudadanos del Reino tenemos un rol importantísimo en preparar el regreso de Cristo. Hay mucha confusión y mala información en la Iglesia sobre el tema de los tiempos finales. Tenemos la responsabilidad de estar bien informados, basados en lo que La Palabra de Dios dice en verdad, y debemos evitar a toda costa las especulaciones e interpretaciones de los supuestos maestros proféticos de hoy.

Un día los discípulos de Jesús le hicieron una pregunta sobre la cual la gente ha meditado a través de todos los siglos: “Más tarde estaba Jesús sentado en el monte de los Olivos, cuando llega­ron los discípulos y le preguntaron en privado: -¿Cuándo sucederá eso, y cuál será la señal de tu venida y del fín del mundo?” (Mateo 24:3-14)

¿CUANDO VENDRA EL FIN?

Esta pregunta parece interesar a todos, creyentes y no creyentes por igual. Este pasaje del capítulo 24 del Evangelio de Mateo es una de las escrituras favoritas para aquellos que están buscando información sobre los tiempos finales. Habla acerca de guerras y rumores de guerra, hambre, terremotos, falsos profetas, tribulación, dificultades extremas y el aumento de la maldad en la Tierra. Muchos predicadores y maestros citan estos eventos y señalan ejemplos del tiempo actual, y luego proclaman: “¡El tiempo está cerca! ¿No ven todo lo que sucede a nuestro alrededor?”.

Debemos ser cautos y discernir cuándo se trata de profecías como esta y la gente que las proclama. Nuestra generación no es única; los maestros profetas han estado operando por cientos de años. Muchos de ellos son le­gítimos y son estudiosos prudentes de Las Escrituras, mientras que muchos otros estudian La Palabra de Dios lo suficiente como para atemorizar a otros. Ellos ven “las señales del tiempo” en cada suceso, grande o pequeño. Los oyes decir: “¿Recuerdas este terremoto en la India? ¡Eso significa que Cristo regresa pronto!”; “el Señor dijo que habría pestes y epidemias en los últimos días. Con el azote del sida alcanzando a tanta gente alrededor de todo el mundo, sabemos que la venida del Jesús está a la vuelta de la esquina”.

Lo que a menudo estos maestros no mencionan y que muchos creyentes no ven son las palabras de cautela por parte de Jesús en estos versículos. Él dice que habrá “guerras y rumores de guerra, pero procuren no alarmarse. Es necesario que eso suceda, pero no será todavía el fin”. Las hambrunas y terre­motos “son apenas el comienzo de los dolores”. La clave verdadera para entender el tiempo del regreso de Cristo y el final de todas las cosas, se halla en el versículo 14: “Y este evangelio del reino se predicará en todo el mundo como testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin” (Mateo 24:14)

La señal del final de los tiempos será esta: la predicación del evangelio del Reino en todo el mundo. Este versículo revela el tiempo de la venida de Jesús, pero no la hora. Es bastante obvio que la “hora” solo la conoce el Pa­dre. Jesús mismo dijo: “Pero en cuanto al día y la hora, nadie lo sabe, ni siquie­ra los ángeles en el cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre” (Mateo 24:36). Cuando llegue el momento del fin, el evangelio del Reino será predicado “en todo el mundo como testimonio a las naciones”. La palabra griega ethnos (nacio­nes) se refiere a cada grupo de gente, cada cultura, cada raza, cada tribu, cada lengua, cada sistema político y cada estado nacional. Luego de que el evangelio del Reino sea predicado a todos ellos, entonces vendrá el fin.

¿Quién hará esto? La respuesta tiene que ver con el mismo mandato de dominio que tenemos. Somos nosotros, los creyentes y seguidores de Cristo y ciudadanos del Reino de Dios, quienes tenemos la responsabilidad de proclamar el evangelio al mundo. Esta es la comisión que Jesús nos entregó cuando ordenó: “Vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizán­dolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes” (Mateo 28:19-20). ¿Cuándo volverá Jesús y será el fin? Cuando nuestra comisión sea cumplida. La hora específica de su regreso está en manos de Dios, pero el tiempo general está en las nuestras. Es lamentable que hayamos pasado tanto tiempo especulan­do con la hora de su regreso y tan poco cumpliendo la verdadera señal que impulsará su retorno.

Extracto del libro Redescubriendo el Reino

Por Myles Munroe

Lee Una Clave del Reino

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre