Estudios Bíblicos – Reconocimiento de tu Don Predominante 2

 

Continuemos.

9. Tu don predominante florecerá bien en un ambiente hostil.

Un brillante joven boxeador dijo el otro día: “Mientras mayor sea el desafío, más energía se levantará dentro de mí.” Un pintor de obra puede recibir $15 Dls. la hora, pero si lo llevas 50 pisos más arriba en un rascacielos, su ingreso se multiplicará. Una atmósfera adversa siempre magnificará las recompensas posibles a través de tu don. Deja de pensar que tu don no puede ser usado debido a un clima de hostilidad a tu alrededor.

La adversidad magnificará la recompensa, como cuando David fue recompensado por acabar con Goliat.

 

10. El enfoque negativo hacia nosotros a menudo distorciona nuestra percepción, y no reconocemos nuestro don predominante.

La familia puede estudiar nuestras fallas desde la niñez. Las fallas se convierten en el foco de su atención. No podemos estar mirando lo que ellos desprecian de nosotros.

 

11. La admiración hacia otros con diferentes dones, a menudo nos ciega con respecto a nuestros propios dones.

Me sucedió cuando era niño. Todos honraban a mi padre. Mi madre continuamente expresaba su respeto y admiración. Papá era callado, mientras yo crecía. Los siete hijos recordamos a un padre muy silencioso, no platicador en la mesa. Así que, como él era el ídolo de aquellos a quien yo amaba, él se convirtió en mi ídolo. Yo quería ser como papá. Bueno, mi personalidad era bastante diferente. Yo hablaba mucho. ¡De hecho, tuve muy bajas notas en conducta en la escuela a lo largo de 12 años! Pero parecía que la quietud era magnética. Todos amaban a una persona tranquila. Así que anoté escrituras en papeletas de 3×5, enfatizando la importancia del silencio. “Guarda mi boca…” “Estudia para ser callado…”.

Cada vez que sentía el impulso de hablar ante un grupo de personas, sacaba mis papeletas, las leía ferviente e intensamente. Quería ser una “persona callada” más que cualquier otra cosa. Pero esto se convirtió en algo superior a lo que yo podía soportar. Finalmente, grité a mi madre, “¡Madre, yo tengo que hablar!”. Ella sugirió algo que nadie más había percibido -“Hijo, tal vez haya un don involucrado.  Ahora, debemos orar y pedirle al Señor que te de algo qué decir a la gente y que no me moleste escuchar”.

Eso engendró en mí una obsesión por la sustancia y la esencia en cada conversación.

 

12. Tu don será quitado de ti a menos que lo uses.

“Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos… y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes” (Mateo 25:28-30).

 

13. Una pista para descubrir el don predominante es darte cuenta de lo que te encantaría hacer la mayor parte de tu vida.

Si el dinero no estuviera involucrado, si la conveniencia no fuera la principal motivación, ¿qué intentarías hacer con tu vida?

Aquí va una pequeña prueba:

Si a cada ser humano en la tierra se le permitiese recibir sólo $10 Dls. la hora por trabajar de cualquier profesión como: chofer de taxi, maestro, presidente de tu país, etc. ¿Qué te gustaría hacer cada día por el resto de tu vida?

 

14. Tu eminencia no está en la similitud con otros, sino en los puntos de diferencia entre tú y los demás.

No te casaste con tu esposo porque te recordaba a un novio anterior. El no era como tu antiguo novio. Tú no concurres a tu Iglesia porque te recuerda una al otro lado de la ciudad. No es como la del otro lado de la ciudad.

Es maravilloso aprender de otros. Adquiere tus conocimientos y habilidades cuanto sea posible. Pero, recuerda que esto puede destruir tus diferencias y tu propio sentido de significado, si no te das cuenta de que tu propio don ha sido dado de parte de Dios para un propósito diferente al de los demás. Los hombres fuera de lo común son simplemente los que han reconocido sus propios dones predominantes.

El reconocimiento de tu don predominante puede moverte de la oscuridad a la eminencia en un día.

Extracto del libro “La Ley del Reconocimiento”

Por Mike Murdock

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre