Estudios Bíblicos – Dios No Avergüenza a Su Pueblo 1

 

Salmo 37:18-19. Aquí hay una increíble profecía para el pueblo de Dios, y está siendo cumplida delante de nuestros ojos. En pocas palabras, el Salmo 37 nos dice que el Señor se levanta con acciones en contra de las sociedades cuyos pecados han indignado los cielos. Así, este gran salmo es también una gran esperanza. Contiene una increíble promesa para aquellos que colocan su confianza completamente en el Señor.

Primero, viene un tiempo cuando el Señor no tolera ya por mucho la avidez, avaricia y perverso fraude que los malvados perpetraron al pobre y necesitado. La profecía de David habla de una repentina pérdida del poder financiero en el vs.20. La inferencia aquí es que el fuego repentinamente consumirá la abundancia de los poderosos. Las riquezas rápidamente se convertirán en humo como grasa en las llamas. Hablemos de la escena de lo que le ha ocurrido a la economía Americana. Los mercados de valores de todo el mundo han entrado en shock por la noticia, y los brokers lloran y lamenta. No me introduciré en las razones de por qué yo creo que Dios tuvo que actuar. Pero puedo decir esto: Sabemos que nuestro Dios no está dormido. Viene un tiempo que Isaías describe como “el día de la venganza del Señor, año de retribuciones…”  (Isaías 34:8).  También en Isaías 65:2-3, 6.

Lo que vemos sucederle  a nuestra economía no es solamente venganza de Dios. Tiene que ver con el mismo honor y gloria del Todopoderoso Dios. El no se cruzará de brazos mientras sus caminos son difamados por los malvados. Ezequiel lo escribe en 7:12 y 14.

En medio de la maldad, Dios ha tocado la trompeta de alarma, pero la advertencia ha sido ignorada. Pablo también describe nuestro tiempo en 2º Timoteo 3: 1 y 13.

Piense en las enormes compañías hipotecarias que sedujeron y engañaron al pobre, el indocto y el desempleado. Estas inconscientes personas fueron seducidas a firmar por hipotecas que nunca podrían pagar, y cuando vino el día de pago ellos fueron dejados sin hogar, pero sus ejecutivos pagaron la fianza con “paracaídas dorados” de múltiples millones. Es un claro cumplimiento de la profecía de Sofonías 1:9.

¿Cuánto tiempo pensábamos que Dios soportaría tamaña locura, tal burla de su nombre? El Señor tiene la última palabra en el asunto, y él dice: “En el mismo día también yo los castigaré”. En pocas palabras: “Los pondré en vergüenza” (Salmo 37:15).

Al mismo tiempo que el Señor está castigando a los impíos, él guardará a los que confían en él. Este es el tema de mi mensaje: “…el que sostiene a los justos es Jehová…No serán avergonzados en el mal tiempo (de calamidad)” (Salmos 37:17,19).

Tal vez usted se pregunte: “¿Qué significa esto exactamente?” Significa simplemente esto: Dios es fiel no solamente en su recompensa de  desgracias, sino también en sus promesas. David está diciendo en efecto: “Mira a tu alrededor y ve cómo Dios guarda su Palabra. Sus advertencias están ahora siendo manifestadas en nuestros titulares, sus acciones por todos los medios de comunicación. Le pregunto… ¿no mantendrá Dios también su Palabra de preservar a sus escogidos?”

Piense en esto: no importa lo que pase en el mundo, no importa cuán temibles las noticias se conviertan, cuán severamente el mundo tiemble, cómo las economías puedan ir hacia el borde del colapso, el pueblo de Dios no será dejado en vergüenza. Realmente, el Señor actuará en nuestra fe para cumplir su Palabra a nosotros. Podremos sufrir, pero él hará sobrevivir a todo el que confía plenamente en él.

No se equivoque, vamos a enfrentar imposibilidades en los días por delante. Pero nuestro Dios dice que él es el Dios de lo imposible, proveyendo milagros cuando no hay respuesta humana posible. De hecho, él voluntariamente colocó su reputación en manos de su pueblo, llamándonos a comprometerle con su Palabra.

(CONTINÚA…)

Por David Wilkerson

Lee Dios No Avergüenza a Su Pueblo 2

Lee Dios No Avergüenza a Su Pueblo 3

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre