principios-biblicosEvangelismo – Principios Bíblicos Para Cambiar el Clima Espiritual de Su Ciudad 2

 

Continuemos.

A menudo olvidamos la naturaleza evangelística y enfoque de la enseñanza de Pablo porque, movido por la realidad de que él es el mayor de los pecadores (vs.16), Pablo hace un desvío; pero en el versículo 18, dirige a Timoteo a guardar un mandamiento para que él pelee la buena batalla. ¿Qué es la buena batalla? En este contexto, no es tanto cuestión de crecimiento personal, sino la lucha para abrir los ojos de los perdidos a la verdad de que Jesús vino al mundo para salvarlos. Pablo está hablando de una estrategia para alcanzar a los perdidos; él le está explicando a Timoteo cómo alcanzar una ciudad o región para Cristo.

¿Por qué Pablo manda a la Iglesia que ore por todos, en todo lugar? Porque Dios quiere que todos sean salvos.

“Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oracio­nes, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres… Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.”(1 Tim. 2:1,3-4)

Pablo le dice a Timoteo que si logra que la Iglesia ore por toda la gente de la ciudad, se van a asegurar de que todos los pecadores tengan una oportunidad de saber que Jesús vino a salvarlos. Pablo está hablando de organizar un sistema de oración por los perdidos en una ciudad o región, lo que nosotros llamamos evangelismo de oración.

 

La Bruja Que Se Arrepintió.

Yo fui testigo del cambio en el clima espiritual sobre una ciudad en 1997, cuando los pastores de la ciudad de San Nicolás, Argentina se arrepintieron todos juntos.

El cambio del clima se hizo dramáticamente evidente cuando la casa de una bruja fue transformada en una casa de oración a Dios en menos de 60 minutos. Sucedió así: durante la transmisión de radio para lanzar las casas de oración en San Nicolás, algunos participantes de la delegación internacional visitaron distintos hogares para escuchar por radio y participar con los dueños de casa en un ejercicio de oración que se transmitía en inglés y español.

Sin embargo, dos de los delegados extranjeros fueron a la casa equivocada! Ellos golpearon la puerta y les abrió una mujer de apariencia muy extraña. Cuando ellos preguntaron -en un español básico- si esa era una casa de oración, la mujer respondió afirmati­vamente con una voz espeluznante. Sin estar muy seguros, entraron, prendieron sus radios y se conectaron a la Iglesia que estaba orando por toda la ciudad. Muy pronto se dieron cuenta de que realmente estaban en una casa de oración, pero de oración a Satanás. La dueña de casa era una bruja.

Durante la hora siguiente, la bruja recibió al Señor y fue llena con el Espíritu Santo. Sus dos hijas también recibieron al Señor, y en obediencia a la transmisión de radio, la dueña de casa y sus visitas inesperadas tiraron toda la parafernalia satánica que había en la casa. Lo que antes era una fortaleza satánica, ahora se convirtió en un lugar dedicado a Dios. En circunstancias normales, Satanás hubiese tenido ventaja -por ser local- pero no fue así esta vez, porque el clima espiritual había cambiado. Esa noche la Iglesia tenía el control de la ciudad.

 

¿Puedo Ser Tu Hijo Otra Vez?

Este no es un caso aislado. Permítame compartir dos historias de lo que pasó cuando hicimos un ejercicio similar durante tres días para lanzar casas de oración en Modesto, California. La primera noche de la transmisión radial, una pareja invitó a su hijo que se había apartado del Señor para que participe con ellos de la dedicación de su hogar para ser una casa de oración. El hijo se negó a quedarse y se fue a pasar la noche a otro lado. El día siguiente de la transmisión, los padres santificaron el hogar. Fueron guiados a levantar manos santas, sin ira ni contienda, y a orar por alguien que necesitara un toque de Dios. Ellos oraron para que Dios toque a su hijo, dondequiera que él estuviera.

En ese momento, el hijo de ellos estaba en medio de un acto inmoral. Sin embargo, él pudo sentir el toque de Dios y llamó a su casa, rogando que le den permiso para volver. Él rededicó su vida al Señor, y al día siguiente se unió a sus padres para caminar el barrio en oración.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Mi Ciudad, Ciudad de Dios”

Por Edgardo Silvoso

Lee Principios Bíblicos… 3

Lee Principios Bíblicos… 4

Lee Principios Bíblicos… 5

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre