principios-para-operar-en-milagrosEvangelismo – Principios y Claves Para Operar en Milagros 1

 

Los milagros se originan en el mundo espiritual y se ma­nifiestan en el mundo natural; pero al mundo espiritual no podemos entrar con nuestra mente humana, sino sólo con la fe. Esto nos permite afirmar lo siguiente:

 

1. Para movernos en lo sobrenatural tenemos que desconectarnos de la razón.

Cuando hablamos de milagros debemos tener presente que éstos no existen en el intelecto o en la imaginación del ser huma­no; sólo existen en la dimensión sobrenatural, a la que la razón no tiene acceso. Si usted quiere obrar milagros tiene que quitar la razón de en medio del camino, porque nada de lo que Dios le diga tendrá sentido; si lo tiene, es muy probable que no proceda de Él. El mundo occidental opera en base a la razón, casi de manera exclusiva; para creer algo debe tener sentido, de lo contrario es desechado. No obstante, Dios puede hacer mucho más de lo que nuestro intelecto entiende, asimila o puede razonar.

La mayoría de órdenes que Dios les dio a Sus hombres no tenían sentido alguno. Cuando hacemos cosas que no tienen sentido para el mundo, rápidamente nos etiquetan como locos. El siguiente es el testimonio de algo que rebasa la razón:

Hace algún tiempo, Dios comenzó a hacer un tipo de milagro que me costó un poco obedecer: la pérdida de peso. Ministrando en una cruzada, el Espíritu Santo me llevó a orar por las personas con sobrepeso. Entonces una señora pasó muy emocionada a testificar; lloraba y reía. Nos mostró que había llegado realmente gorda a la cruzada, pero con una fe tan grande que incluso venía preparada con un gancho para sostenerse la falda en caso de necesitarlo. Apenas desaté la Palabra, ella se apropió de la misma y, literalmente, tuvo que agarrarse la falda antes que se le cayera. En segundos, su cuerpo se redujo por lo menos cuatro tallas. Si yo no hubiera obedecido, nos hubiéramos perdido el milagro. A veces, lo que Dios pide puede no tener sentido para nosotros, pero para quien está padeciendo y necesita el milagro, ¡tiene mucho sentido!

 

2. Bajo la unción los milagros van de la mano con la fe.

Los milagros no suceden así como así, tenemos que operarlos por el principio de la fe y la unción. Dios siempre se mueve en Su gloria por Su propia iniciativa o soberanía; de la misma forma, muchas veces nosotros tenemos que operar en la unción, en los dones o en la fe, por iniciativa propia. Esto sucede casi siempre en lugares donde no poseen revelación de lo que es la gloria. Bajo la unción operamos en milagros, pero en la gloria los milagros ya son; existen desde siempre.

 

3. Los milagros deben ser algo normal, no un evento aislado.

Y por la mano de los apóstoles se hacían muchas se­ñales y prodigios en el pueblo (Hechos 5:12)

En algunas iglesias los milagros sólo ocurren cuando un evangelista famoso visita la ciudad. ¡No debe ser así! Todos los creyentes hemos recibido el mandato de Dios, así como el poder dúnamis y la autoridad exusía para sanar a los enfermos, ha­cer milagros y echar fuera demonios. Es Jesús manifestando Su vida a través de nosotros.

 

4. Los milagros deben ser declarados al momento de producirse.

Por la fe entendemos haber sido constituido el univer­so por la palabra de Dios  (Hebreos 11:3)

La palabra constituir significa reparar, ajustar, equipar, completar, poner en orden, fortalecer, perfeccionar, arreglar, res­taurar, unir. De acuerdo con esto, nuestra fe nos dice que el uni­verso fue reparado, ajustado, equipado, completado, unido, arre­glado, puesto en orden, fortalecido, perfeccionado y restaurado, gracias a la palabra de Dios. Mayores manifesta­ciones del poder sobrenatural de Dios están viniendo a la tierra a cada instante, pero las únicas que permanecen son aquellas que se declaran y se decretan.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Cómo Caminar en el Poder Sobrenatural de Dios”

Por Guillermo Maldonado

Lee Principios Para Operar en Milagros 2

Lee Principios Para Operar en Milagros 3

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre