Familia – DISCRIMINACIÓN

0

DIOS NO TIENE FAVORITOS

La siguiente historia es totalmente verídica. Sucedió en un avión de la compañía inglesa “British Airways”. En el vuelo de Johannesburgo a Londres, una señora blanca, de unos cincuenta años, se sentó al lado de una persona negra. Inmediatamente después, llamó a la azafata para quejarse:

– ¿Cuál es el problema, señora? – preguntó la azafata.

– Pero, ¿no lo ve? – respondió de mala manera la señora. Me han colocado al lado de un negro. No puedo quedarme al lado de estos “inmundos”. Deme otro asiento, agregó con ínfulas de grandeza.

– Por favor, cálmese – dijo la azafata. Casi todos los lugares de este vuelo están ocupados. Vaya ver si hay algún lugar en primera clase o clase ejecutiva.

La azafata volvió unos minutos después.

– Señora, como yo sospechaba, no hay ningún lugar vacío en clase económica. Conversé con el comandante y me confirmó que tampoco hay lugar en clase ejecutiva. Por suerte, sí tenemos un lugar en primera clase.

Antes de que la señora pudiese responder algo, la azafata continuó: – Es totalmente inusitado que la compañía conceda un asiento de primera clase a alguien que está en clase económica pero, dadas las circunstancias, el comandante ha considerado que sería escandaloso que alguien esté obligado a sentarse al lado de una persona tan desagradable.

Seguidamente, la azafata miró al hombre de color y le dijo: – Señor, si es tan amable de tomar sus pertenencias, el asiento de primera clase ya está preparado para usted.

Todos los pasajeros del vuelo que habían contemplado la escena, se levantaron, aplaudieron y festejaron la decisión tomada por la compañía.

PARA PENSAR Y PRACTICAR

  • En cierta ocasión el pastor Martin Luther King levantó en sus brazos a un niño negro que atentamente miraba los globos de diferentes colores que se habían soltado. Preocupado, el niño le preguntó: “Señor King: ¿Los globos negros también ascienden al cielo?”. El pastor respondió: “Los globos ascienden al cielo no por el color que tengan, sino por lo que llevan dentro”. Ya que Dios no tiene favoritos ni hace acepción de personas, debiéramos censurar cualquier acto de discriminación. · Tenemos la tendencia a impresionamos por el nivel social, la riqueza o la fama de las personas. Estos prejuicios limitan la expresión de nuestro amor. Sepa usted que no hay en todo el mundo una persona a quien Dios ame más, ni alguien a quien Dios ame menos. Todos somos especiales para él.
  • ¿Se ha sentido discriminado en alguna oportunidad? ¿Le resulta difícil relacionarse con personas que son muy diferentes a usted? Posiblemente a quienes ignoramos o menospreciamos, sean aquellos a los que, sin damos cuenta, más necesitamos.
  • La gente tal vez no recuerde exactamente lo que usted hizo o dijo, pero siempre recordarán cómo los hizo sentir.

Lectura bíblica: “Hermanos míos, vuestra fe en Jesucristo… no puede ir unida a favoritismos ni discriminaciones” (Santiago 2:1).

“Dios… no tiene favoritos…” (1º Pedro 1:17).

Extracto del libro “Familias Con Futuro”

Por José Luis y Silvia Cinalli

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre