Familias Cristianas – Los Niños y el Lenguaje del Amor 1

 

El doctor Ross Campbell, el siquiatra que me habló primero del «tanque» emocional de amor, dice que en los muchos años de tratar a los adolescentes que han tenido problemas sexuales, nunca se ha encontrado con un adolescente cuyas necesidades emocionales hayan sido llenadas por sus padres. Su opinión era que casi todos los problemas sexuales en los adolescentes tienen raíces en un tanque de amor vacío.

¿Ha visto eso en su comunidad? Un adolescente se va de la casa. Los padres agitan sus brazos diciendo: ¿Cómo pudo hacernos esto, después de todo lo que hemos hecho por él?» Pero el adolescente está a cien kilómetros, en la oficina de algún consejero, diciendo: «Mis padres no me quieren. Nunca me han querido. Quieren a mi hermano, pero no me quieren a mí». Los padres, ¿aman a ese muchacho? En la mayoría de los casos, sí. Entonces, ¿cuál es el problema? Probablemente los padres nunca aprendieron cómo comunicar el amor en un lenguaje en que el muchacho pudiera entender.

Tal vez le compraron todas las pelotas de fútbol y bicicletas que él pedía para demostrarle su amor, pero el niño lloraba: «¿Alguien jugará pelota conmigo?» La diferencia entre comprar una pelota y jugar con un niño, puede ser la diferencia que hay entre un tanque de amor vacío y uno lleno. Los padres pueden llamar sinceramente a sus hijos, la mayoría lo hacen, pero la sinceridad no es suficiente. Debemos aprender a hablar el lenguaje principal de amor de nuestros hijos si queremos llenar su necesidad de amor. Miremos los cinco lenguajes del amor en el contexto del amor para los hijos.

 

A. Palabras de Afirmación.

Los padres, por lo general, dicen muchas palabras de afirmación al niño cuando es pequeño. Antes de que el niño entienda la comunicación verbal, los padres dicen: «Qué linda nariz, qué hermosos ojos, qué bonito pelo», etcétera. Cuando los niños comienzan a gatear aplaudimos todos sus movimientos y les damos «Palabras de afirmación». Cuando comienza a caminar y se para sosteniéndose del sofá, nos mantenemos cerca de él y le decimos: «Vamos, vamos, vamos. ¡Eso es! ¡Camina! Muy bien, hijo. ¡Camina!». Cuando el niño da medio paso y cae, ¿qué le decimos? No le decimos: «Eres un tonto, ¿no puedes caminar, acaso?». Más bien le decimos: «¡Muy bien!» Entonces él se levanta e intenta de nuevo.

¿Por qué es que cuando el niño crece nuestras «Palabras de afirmación» se convierten en palabras de acusación? Cuando el niño tiene siete años entramos en su cuarto y le decimos que guarde los juguetes en su lugar. Hay 12 juguetes tirados en el piso. Regresamos en cinco minutos y de los 12, 7 están en la caja, ¿y qué es lo que decimos? «Te he dicho que guardes esos juguetes. Si no lo haces te voy a…» ¿Qué decimos de los 7 juguetes que están guardados? ¿Por qué no decimos: «Muy bien Johnny, guardaste 7 juguetes en la caja. Qué bueno». ¡Los otros 5 probablemente saltarían dentro de la caja!

Cuando crece, seguimos condenándolo por sus fracasos antes que felicitarlo por sus logros. Para un niño cuyo lenguaje principal de amor es «Palabras de afirmación» nuestras palabras negativas, críticas o degradantes producen terror en su psiquis. Cientos de adultos de 35 años guardan todavía las palabras de acusación que les dijeron 20 años atrás, y están resonando aún en sus oídos: «Estás muy gordo; nadie se enamorará de ti». «No eres bueno para los estudios. Mejor deberías salir de la escuela». «No puedo creer que seas tan tonto». «Eres un irresponsable y nunca servirás para nada».

Los adultos tienen dificultades con su autoestima y no se sienten queridos, cuando su lenguaje principal de amor es violado de esa manera.

 

A. Tiempo de Calidad.

Tiempo de calidad significa dar a un niño atención completa. Para el niño pequeño significa sentarse en el piso y jugar con él. Hablamos de jugar con autos pequeños o muñecas. Hablamos de jugar en los castillos de arena, haciendo castillos, entrando en su mundo, haciendo cosas con él. Usted puede estar en las computadoras como adulto, pero su niño vive en un mundo de niño. Usted tiene que bajarse al nivel de su niño si quiere dirigirlo más tarde en el mundo de los adultos.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Los Cinco Lenguajes del Amor”

Por Gary Chapman

Lee Los Niños y el Lenguaje del Amor 2

Lee Los Niños y el Lenguaje del Amor 3

4 Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre