Familia – LAS APARIENCIAS ENGAÑAN

2

Se cuenta que en una ciudad del interior, un grupo de amigos se divertía con un tonto del barrio; un joven pobre, sin instrucción, que vivía de algunos trabajos menores y de la generosidad de la gente.

A menudo, aquel grupo de amigos se reunía en el bar del pueblo, llamaban al tonto y, para burlarse de su ignorancia, le pedían que eligiera entre dos monedas, una grande de bronce y otra menor, de oro. Él siempre escogía la mayor y menos valiosa, lo que era motivo de risas para todos.

Cierto día, alguien que observaba al grupo, llamó aparte al muchacho y le preguntó si todavía no había percibido que la moneda mayor valía menos. Ya sé”, respondió, no soy tan tonto; ella vale cinco veces menos, pero el día que escoja la otra, el jueguito acaba y no voy a ganar más monedas”.

PARA PENSAR Y PRACTICAR

Las conclusiones de esta historia son elocuentes:

  1. Quien parece tonto, no siempre lo es. ¿Quiénes eran los verdaderos tontos de la historia?
  2. Una ambición desmedida puede acabar cortando la fuente de ingresos.

“Lo mucho se vuelve poco con desear otro poco más” (Quevedo).

  1. La avaricia es el signo más visible de un hombre pobre.

“Al pobre le faltan muchas cosas, pero al avaro, todas” (Publio Siro).

“La avaricia lo pierde todo por quererlo todo” (La Fontaine).

  1. “Hay personas que son tan, pero tan pobres, que lo único que tienen es dinero” (Anónimo).
  2. Lo que importa no es lo que los otros piensen de nosotros, sino lo que realmente somos. El mayor placer de un hombre inteligente es aparentar ser idiota delante de un idiota que aparenta ser inteligente.
  3. “La mejor manera de vivir felizmente para siempre, es no ir tras muchas cosas” (Anónimo).

Lectura bíblica: “Si realmente eres sabio, no presumas de lo que sabes…” (Proverbios 12:23).

Extracto del libro “Familias Con Futuro”

Por José Luis y Silvia Cinalli

2 Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre