Familias – LO QUE EL EGOÍSMO LES ROBÓ

0

Se cuenta la historia acerca de un soldado que debía regresar a su casa luego de pelear en la guerra. Llamó a sus padres y les dijo:

– Vuelvo a casa, pero antes quisiera pedirles un favor: llevaré conmigo a un amigo al que le debo la vida.

– Claro – dijeron sus padres – nos encantaría conocerlo.

– Hay algo que deben saber – continuó hablando el hijo. – Él quedó muy mal herido en batalla. Pisó una mina y perdió una mano y una pierna. No tiene adónde ir, y desearía que venga a vivir con nosotros.

– Lamentamos escuchar esto, hijo. Tal vez podamos encontrarle algún lugar donde vivir – manifestaron los padres.

– Yo quisiera que él sea uno más de la familia, a pesar de su problema insistió el muchacho.

– Hijo, no sabes lo que estás pidiendo. Alguien con un impedimento físico de esa magnitud sería una gran carga para nosotros. Tenemos nuestras propias vidas que vivir, y no podemos permitir que algo así interfiera en ellas. Creo que deberías venir a casa y olvidarte de ese chico. Él encontrará alguna manera de hacerle frente a la vida.

En ese momento, el hijo colgó el teléfono. Los padres no supieron más de él. Unos pocos días después recibieron una llamada de la policía. Les comunicaban que su hijo había muerto al caer de un edificio. Pensaban que había sido un suicidio. Los padres, sorprendidos y entristecidos, fueron a la morgue para identificar el cuerpo de su hijo. Lo reconocieron pero, para su horror, descubrieron algo que no sabían; su hijo solamente tenía una mano y una pierna.

PARA PENSAR Y PRACTICAR

¿Le resulta difícil amar a las personas que no son saludables, hermosas o inteligentes? ¿Le cuesta aceptar a personas con capacidades diferentes?

  • Póngase como meta esta semana estar cerca de una persona distinta a usted y, simplemente, ámela. Recuerde que el amor verdadero es la aceptación de todo lo que el otro es, de lo que ha sido, de lo que será y de lo que ya no es.
  • Esta noche, antes de acostarse, haga una pequeña oración a fin de que Dios le dé la fortaleza que necesita para aceptar a las personas como son y le ayude a comprender más a los que no son como usted.
  • Cuando amamos a las personas, amamos a Dios y, de cualquier manera que demostremos nuestro amor por Dios, es para nuestro bien.

Lectura bíblica: “Ahora, pues, permanecen estas tres virtudes: la fe, la esperanza y el amor. Pero la más excelente de ellas es el amor” (1º Corintios 13:13).

Extracto del libro “Familias Con Futuro”

Por José Luis y Silvia Cinalli

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre