Guerra Espiritual – Autoridad en la Palabra Hablada 2

 

Continuemos.

Los espíritus malos parecen tener algún tipo de acceso al proceso del pensamiento. Por lo menos, a fuerza de ver durante años nuestra reacción, ob­servar nuestras respuestas y notar lo que decimos, sin lugar a dudas que el diablo tiene una idea bas­tante precisa de lo que una persona está pensando en un momento dado, y sabe cómo “colarse” en nuestro pensamiento aprovechándose de las cir­cunstancias; influenciando nuestros pensamientos e insinuando su propia interpretación de las situa­ciones.

No creo que podamos hablarle a Satanás directamente a través de nuestro pensamiento. La única manera en que podemos estar seguros de que sabe que le estamos resistiendo es hablándole en voz alta, para confrontarle directa y audiblemente con la verdad.

Permítame recordarle de nuevo que no es nues­tra resistencia en sí lo que hace que Satanás huya; él huye por el poder de Jesús que es nuestro me­diante la oración.

“Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, refutando argumentos, y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y lle­vando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo” (2º Corintios 10:4-5).

 

Un Diablo, Muchos Demonios. 

El miedo es una de las armas más poderosas de Satanás. Durante mis años de ministerio, he cono­cido a muchos que han sido atados por temores im­píos: Miedo al fracaso, miedo al rechazo, miedo a la soledad, miedo al dolor y, desde luego, miedo al diablo. La Biblia nos advierte claramente acerca de Satanás, no para que le temamos, sino para que se­pamos cómo vencerle.

Le animo a usted a que hable a sus miedos, diciéndoles: “A ti te digo, demonio del miedo, en el nombre de Jesús te ato y te ordeno que te apartes y te vayas al abismo”. Puede que se encuentre con que el hablar a sus temores es más efectivo que mucho consejo de otros.

Hemos de recordar que Satanás gobierna sobre un reino inmenso; una extensa jerarquía de espíri­tus malvados a través de los cuales lleva a cabo su obra. Ese es el significado de Efesios 6:12: “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los goberna­dores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”.

Referente a esto, el doctor Bob Jones dice: “El dia­blo tiene un ejército tremendo. Probablemente, él mismo no les conoce a algunos de ustedes, pero tiene algunos representantes que sí. Él no es omni­presente, es decir, no está en todas partes al mismo tiempo, pero tiene una gran hueste de demonios, un poderoso ejército”.

Tampoco es Satanás omnipotente u omniscien­te; tiene que llevar adelante su trabajo por medio de demonios. Al igual que Dios tiene ángeles que son “espíritus ministradores, enviados para servi­cio a favor de los que serán herederos de la salva­ción” (Hebreos 1:14), Satanás tiene a sus espíritus malvados, a los cuales, envía para molestar, opri­mir y afligir a toda la humanidad, especialmente a aquellos que tratan de escapar de sus redes.

 

La Personalidad de los Espíritus Malos. 

Estos espíritus malos son personalidades con conciencia propia, que pueden oír y ver, pensar y sentir. ¿Recuerda la historia de cómo Jesús echó a los demonios fuera de aquel hombre en la tierra de los gadarenos? Aquellos espíritus rogaron a Jesús que no los atormentara, mostrando emociones de miedo y llamándose a sí mismos un nombre espe­cífico: Legión. Los demonios tienen todos los atri­butos de la personalidad, menos cuerpo.

De alguna manera que puede que no compren­damos del todo, ellos tienen poder para obstaculi­zar las funciones del cuerpo: “Y a esta hija de Abraham, que Satanás había atado… ¿no se le debía desatar…?” (Lucas 13:16), para oprimir la men­te y el espíritu, y para distorsionar la personalidad humana en general. Guando nuestra aflicción, ya sea mental, física o espiritual, es causada por la ac­tividad demoníaca, la técnica para vencer expues­ta en Apocalipsis 12:11, indudablemente produci­rá alivio.

Extracto del libro “Destinados a Vencer”

Por Paul E. Billheimer

2 Comentarios

  1. es una bendicion poder leer este devocional. gracias,muchas gracias por tomarse el tiempo de escrivir esta gran verdad Dios lo bendiga pastor paul!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre