Guerra Espiritual – LA GUERRA ESPIRITUAL A NIVEL TERRESTRE 3

Guerra Espiritual – LA GUERRA ESPIRITUAL A NIVEL TERRESTRE 3

0

Guerra Espiritual – La Guerra Espiritual a Nivel Terrestre 3

 

Continuemos.

3. Lazos Satánicos o Ataduras.

La palabra “lazo” puede definirse como fuerte vínculo espiritual con al­guien o algo que puede traernos bendición o maldición. Existen lazos de amistad, lazos entre madre e hijo, etc.

Decimos que existe un lazo satánico o una atadura cuando la otra persona se convierte en parte de nosotros y nosotros, en parte de ella. Este lazo se vuelve tan fuerte que lo necesitamos desesperadamente para tener paz. La persona que amamos, el dinero, nuestra denominación, etc., pueden convertirse en ataduras.

Veamos las que menciona la Biblia.

 

A. Ataduras Materiales.

La Biblia nos aconseja no atarnos a cosas materiales (1 Ti. 6:9; Mt. 6:19-21). Pablo le escribe a su discípulo: “Ninguno que milita se enre­da en los negocios de la vida”. Cualquier cosa puede convertirse en una atadura material: una casa, un auto, ropa, joyas, etc. ¿Cuándo se convierten en atadura?  Los síntomas son:

  • Profunda necesidad del cosas que no nos hacen falta.
  • Ansiedad de poseer estas cosas.
  • Una vez obtenidas, pánico a perderlas.

En Mateo 13:22 Jesús declara que “el afán de este siglo” ahoga la vida espiritual de muchas personas.

 

B. Ataduras Sexuales.

Cuando dos personas se unen sexualmente, ambas quedan ligadas al nivel sexual y espiritual. El apóstol Pablo dice que se “hace uno con ella”. Las relaciones sexuales del pasado que no se han roto pueden traer las siguientes consecuencias:

  • Fuertes tentaciones.
  • Hábitos sexuales perversos (pornografía, prostitución, etc.).
  • Incapacidad de unirse al cónyuge satisfactoriamente.
  • Hábitos pecaminosos.

2º Samuel 11 narra la conocida historia de David y Betsabé, cómo una  atadura sexual lo llevó al cometer tonterías; continuar pecando para ocultar pecados anteriores; perder la unción del Espíritu Santo; por último, acarrea maldición sobre su descendencia (2 Samuel 12:11).

 

C. Ataduras Almáticas.

Estas ataduras se relacionan con nuestra alma, con nuestras emociones. David y  Jonatán cultivaron los lazos de la amistad y llegaron a ser muy buenos  amigos para siempre. Pero esta clase de relación puede tornarse peligrosa cuando una persona comienza a depender de la otra  a nivel afectivo y soporta cualquier cosa “en nombre del amor”. Enton­ces utiliza las frases como “si me dejas, me mato”; “te perdonaré lo que sea pero, por favor, no me abandones, etc. Incluso muchas personas hacen ataduras almáticas con su iglesia, su pastor, etc.

 

D. Ataduras Carnales.

Provienen de los pecados en común o de la tibieza en común. Es sabi­do que las personas que cometen pecado se juntan con aquellos que cometen el mismo pecado (por ej., los chismosos se juntan con chismosos). Esto se ha dado en llamar correctamente “transferencia de espíritu”.

El más claro ejemplo de esta atadura la encontramos en el Antiguo Testamento: el pueblo de Israel en el desierto. Los unía la queja, la murmuración el negativismo.  Sólo dos personas eran la excepción Josué  y Caleb, que entraron a la tierra prometida.

 

4. Opresiones.

Existe opresión cuando hemos participado en prácticas ocultistas o nos han hecho algún tipo de “trabajo”. La participación en prácticas diabólicas puede traer demonización, pero analizaremos este aspecto más adelante. La palabra ocultismo viene de “occultus”, palabra latina que significa “las cosas que están escondidas o que son secretas”. Cuando una personal asiste a algún lugar vinculado con lo oculto, queda espiritualmente atada y oprimida.

Por esa razón, es muy importante orar a Dios para que traiga a nuestra conciencia toda práctica oculta a fin de renunciar y romper toda atadura. Veamos algunas prácticas ocultistas y algunos aspectos a tener en cuenta como consejeros.

 

A. Adivinación.

El arte de predecir el futuro data de tiempos inmemoriales. En la anti­gua Grecia y Roma, los gobernadores acudían a los oráculos en busca de consejo y conocimiento del porvenir. Satanás sabe la ansiedad del ser humano por conocer el futuro y buscar la espiritualidad. Prácticamente no existe personal alguna que no se sienta atraída frente a un adivino. Casi todos los brujos, curanderos, parapsicólogos, profetas o sacerdotes satánicos y hechiceros tienen como función principal la adivinación.

Los métodos de adivinación que ha inventado el hombre son numerosos; diferentes entre sí, pero dirigidos por los mismos espíritus malig­nos. A continuación, nombraremos algunos de ellos junto con sus respectivos elementos de adivinación.

  • Astragalomancia: dados.
  • Astrología: astros, planetas.
  • Botánica: hierbas.
  • Carromancia: cera.
  • Cartomancia: naipes.
  • Cristalomancia: cristales.
  • Dactilomancia: anillos.
  • l Ching:  antiguo libro sagrado de la china.
  • Idolomancia: imágenes.
  • Numerología; números y fechas.
  • Oniromancia: nombres.
  • Piromancia: fuego.
  • Quiromancia: manos.

 

B. Canalización.

Consiste en la comunicación con todo tipo de espíritus: espíritus de los muertos, extraterrestres, espíritus de la naturaleza, inteligencias supe­riores, deidades, etc. También se conoce a la nueva era con el nombre de “canalización” o “chanelling”.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “6 Niveles de Guerra Espiritual”

Por Bernardo Stamateas

Lee La Guerra Espiritual a Nivel Terrestre 4

Lee La Guerra Espiritual a Nivel Terrestre 5

Lee La Guerra Espiritual a Nivel Terrestre 6

Lee La Guerra Espiritual a Nivel Terrestre 7

Lee La Guerra Espiritual a Nivel Terrestre 8

NO HAY COMENTARIOS

Deja un Comentário