Hombres Cristianos – La Sumisión de tu Esposa 1

 

Someterse es un verbo. La sumisión es una acción voluntaria. Esto significa que es algo que nosotros mismos hacemos. No es algo que obligamos a otra persona hacer. De la misma manera que no podemos forzar a una persona a que nos ame, tampoco podemos forzarla a ser sumisa a nosotros. Por supuesto, podemos lograr que tal persona haga lo que queremos, pero eso no es verdadera sumisión.

La sumisión es una decisión propia. Es algo que cada uno de nosotros debe decidir hacer. Y esta es una decisión que en primer lugar sucede en el corazón. Si no decidimos en nuestro corazón que nos vamos a someter voluntariamente a quienquiera que sea la persona a la cual debemos someternos, entonces no nos estamos sometiendo realmente.

Tal vez esto sea algo sorprendente para ti, pero una gran ma­yoría de las esposas que participaron en mi encuesta dijeron que deseaban someterse a sus esposos. Ellas desean que sus esposos sean la cabeza del hogar, y no tienen deseo alguno de usurpar la posi­ción de liderazgo que Dios les otorgó. Saben lo que dice la Biblia al respecto, y las esposas que tienen discernimiento quieren hacer la voluntad de Dios, porque reconocen que los métodos de Dios dan mejores resultados.

Sin embargo, a menudo surgen problemas en esta área por­que la esposa teme someterse a su esposo por dos razones:

Razón 1. Su esposo piensa que la sujeción es solo un nombre, y la usa como un arma.

Razón 2. Su esposo, en lo profundo del corazón, no tomó la decisión de someterse plenamente a Dios.

¡Está bien, está bien! Reconozco que Dios no dijo que el esposo debe ser digno para que una esposa se someta a su esposo. La su­misión tiene más que ver con confiar en Dios antes que en el hom­bre. Pero una esposa decide con más facilidad someterse a su espo­so, si sabe que él decidió someterse al Señor. Esto le mostrará que es seguro someterse a él. Y la meta aquí es ayudarla, y no obligarla a alinearse como es debido.

Para muchas esposas es difícil confiar en que su esposo está es­cuchando la voz de Dios, si él la trata de una manera que no apa­renta estar sumiso a Dios. Las esposas saben que después del ver­sículo que dice: «Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor» (Efesios 5:22), la Biblia dice: «Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella» (vs.25). Cristo no descuida, pasa por alto, menos­precia ni abusa a la iglesia. Él no la trata con rudeza o falta de res­peto. Él nunca actúa hacia ella con arrogancia o insensibilidad. Ni tampoco la critica ni la hace sentir como carente de valor. Por el contrario, la ama, la protege, le provee y la cuida. Así que, mien­tras que Dios le da al esposo una posición de liderazgo con rela­ción a su esposa, también requiere de él un precio de sacrificio personal.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “El Poder del Esposo Que Ora”

Por Stormie Omartian

Lee La Sumisión de tu Esposa 2

Lee La Sumisión de tu Esposa 3

4 Comentarios

  1. Mis amados hermanos, y, ¿que de Efesios 5:21 que dice que el sometimiento es MUTUO, y es reciproco?

    ¿Saben que significa someteos unos a otros en Efesios 5:21?

    Someteos
    Gr. “Hupotyassomenoi
    Sig. Estar conectados
    Def. Tener la misma misión, visión y sentir; estar de mutuo acuerdo, ligados el uno al otro

    Y, si cabeza significa liderazgo, ¿donde queda que Dios es cabeza de Cristo?

    Quiero que me respondan con base bíblica, ¿Dios es líder de Cristo? Sabemos que Cristo obedeció al Padre mientras estuvo aquí en la tierra, porque, como dice su Palabra, se despojo a si mismo, humillándose y haciéndose hombre (sin dejar de ser Dios), y fue obediente hasta la muerte, y muerte en cruz…por lo cual Dios los glorifico hasta lo Sumo.

    Amados hermanos y hermanas, interpretar cabeza como liderazgo crea grandes problemas doctrinales en cuando a la Trinidad. Por cierto, eso fue lo que indujo a los “arrianos” a negar la Deidad de Cristo.

    Cabeza
    Gr. kephale
    Sig. Fuente primaria
    Def. de quien uno procede

    Bendiciones…..

    PD: mi amado esposo y yo siempre tomamos decisiones en mutuo acuerdo y guiados por el Espíritu Santo. Entendemos que somos UNO SOLO y por lo tanto somos co-iguales en derechos, privilegios y responsabilidades.

    • Hola Venezolana. ¡¡Bienvenida!! Mira estimada hermana, lamentablemente no dispongo del tiempo para una réplica profunda a lo que estás planteando. Sólo decirte que ambas cosas son verdades: el ser co-iguales, en derechos, privilegios y responsabilidades y al mismo tiempo ser el hombre cabeza (autoridad) y ser la mujer sujeta (de acuerdo a lo explicado muy bien por la hermana Stormie Omartian). Bendiciones!!!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre