nuevo-6Devocional – ¡Qué Fiestita, Nenas!

 

Pasaje clave: Números 25.

 

Israel acampaba en Sitim, en la región de Moab, y allí perdieron la cabeza con las chicas del lugar.

Ellas le hicieron una invitación muy, muy tentadora…

¿Qué pasó entre ellos y las señoritas de Moab? (25:1 y 2).

A todos nos encanta recibir invitaciones. Nos sentimos tenidos en cuenta y valorados, pero hay invitaciones ¡que matan!

Imagínate qué contentos se pusieron los muchachos de Israel cuando las “simpáticas” y “tiernas” chicas de Moab fueron a invitarlos para una “fiestita privada”.

¡Era algo nuevo para ellos! Dios siempre les había prohibido, prohibido y prohibido, y ellos, pobres chicos de iglesia, no conocían nada de lo que era “divertirse en serio”. ¡Se la pasaban encerrados en sus aburridos templos! Pero, ahora, gracias a estos bomboncitos femeninos, ellos disfrutarían en serio.

¡Por fin libertad! ¡Y meta música no más… y cerveza…, y baile… y striptease… y sexo… y más sexo!…, ¡hot! ¡hot! ¡hot!… y sacrificios a los dioses paganos… y adoración a Satanás. ¡Guuaauuhh! ¡Qué fiestita, nenas!

¿Cuál fue el juicio de Dios para ellos? (25:3 al 5, 9).

Dios no pacta con el pecado. Ya lo sabes. Él te dio la capacidad para evaluar a dónde ir y con quiénes ir, incluso cuando sales con tus amigos/as de la iglesia. No todas las invitaciones que recibes son buenas. Pregunta quiénes van, a dónde es, qué hacen.  No sea que por querer probar “cosas nuevas” Dios tenga que “apretarte la cabeza” para aclararte un poco las ideas.

¡Desubicado total fue el que metió a la madianita en el campamento! (25:6).

¿Qué música metes en tu cabeza? ¿A qué videojuegos juegas? ¿Qué tipo de películas miras? ¿Qué revistas lees? ¿Cómo hablas cuando estás con tus amigos cristianos y no cristianos? Tú eres santo. No contamines tu vida.

¿Cuándo cesó la mortandad? (25:7 al 13).

Dios limpió a su pueblo. Pero fue necesario que se levantara alguien con las cosas muy claras para frenar la matanza.

Piénsalo.

¿Te dejas influenciar negativamente por los demás o eres de los que dicen: “Basta con esto, no lo hagamos porque deshonra a Dios”?

¿Eres de los que aceptan que otros te muestren tu error para corregirte o eres de los que dicen: “No pasa nada, está todo bien, sigamos haciéndolo”?

¿Qué tipo de música, películas, novelas, revistas, libros, series de anime o videojuegos necesitas “limpiar” de tu vida?

¿Cuando estas con chicos/as no cristianos tienes el valor para decirles: “Yo no participo de esto porque esta mal”, o “gracias por haberme invitado pero a esa hora tengo el encuentro del grupo en la iglesia”?

¿Te animas a cuidar más tu propia santidad que la amistad de tus amigos o contaminas tu vida para no perderlos a ellos?

Extracto del libro: “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Números/Deuteronomio”

Por Edgardo Tosoni

16 Comentarios

  1. Hola, soy de Cali Colombia, me han ayudado a entender la biblia, lo que Dios quiere para nosotros, muchas gracias por esta ayuda, bendiciones!!

  2. Bendiciones Edgardo soy de Mexico DF vivo en la Ciudad de Toluca y tengo tres hijos varones, el mayor si vive en la ciudad y tenemos serios problemas con el tiene 18 años cumplidos y ya no quiso saber de Dios mi esposa y yo servimos ella en evangelismo yo en la alabanza pero tenemos este dilemapues esta jalandose a los otros dos que son adolescentes. Ya lo pusimos en manos de Dios pero ya no se que mas hacer auxilio

  3. Hola, es dificil cuando se tiene jovens tratar de trasmitir este mensaje aun y cuando ellos van a la iglesia y escuchan la palabra de Dios, es dificil para ellos entender que todo este tipo de situaciones en su vida, los aleja de la verdad. Solo le pido al Senor sabiduria y amor para con ellos que no se sientan ostigados de lo que no deben hacer sino que sepan que si deben hacer. 🙂

  4. hola me gusto muchoo.. y quizas con mis 22 me cuesta dejar cosas Como la musica.. soy una apasionada por la musica romantica .. eso axel y reik.. y me cueta ..

    • Hola Sole. ¡¡Bienvenida!! El problema no es la música romántica en sí. El problema es el contenido de esa música. No tenés que renunciar a la música romántica, pero sí a los temas que “disfrazados de románticos” te transmiten mensajes pesimistas y negativos. Mensajes de rupturas, separaciones, infidelidad, traiciones, desesperanza, o bien mensajes con fuertes contenidos eróticos que te “vuelan la mente”. A eso es a lo que tenés que renunciar, porque no edifica ni tu mente ni tu espíritu. Pero no es sólo “renunciar” a algo negativo, sino también reemplazarlo por algo positivo. Pensalo. y mil bendiciones para tu vida!!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre