Jovenes Cristianos – DESAPARECIDO EN ACCION

4

8 (10)Devocional – Desaparecido En Acción

 

Pasaje clave: Génesis 5:21-24.

 

Después leer en el capítulo 5 acerca de varios nacimientos nos encontramos con… ¡Enoc! Pero, ¿por qué Enoc? ¿Qué lo diferencia a él de todos los demás en el capítulo 5 de Génesis?

La mejor palabra para explicar qué significa “caminó con Dios” es “comunión”. Sí, estar en “común unión con…”, “estar unido a…”.

Dios le regaló a Enoc la tremenda bendición de no morir. El primer hombre que vivió y nunca murió. Literalmente su vida fue eterna. ¿Por qué? Creo que fue por dos razones:

por su íntima comunión con Dios.

porque a Dios se le dio la gana de llevárselo sin que muriera.

La que a nosotros nos importa ahora es la primer razón. Porque estar en comunión con Dios es un trabajo intenso y activo.

No es pasivo. No es para flojos. Los inconstantes siempre fracasan. Los perezosos no logran nada. Sólo los tipos decididos y perseverantes son los que logran alcanzar el objetivo y disfrutan después las tremendas bendiciones (cualquiera que estas sean) de haber estado caminando con Dios.

Te doy seis ideas por las cuales estar en comunión con Jesús es tan necesario para tu vida (y no son las únicas):

  • Para mantenerte alejado del pecado.
  • Para aprender a tomar las decisiones correctas.
  • Para aprender a distinguir entre el bien y el mal.
  • Para crecer en tu relación con Dios.
  • Para librarte de la tentación.
  • Para descubrir y disfrutar quién eres en Cristo.

¿Cuánto tiempo dedicas por día a orar y leer la Palabra de Dios?

Si lo comparas con el tiempo que dedicas a otras cosas (estudiar, trabajar, escuchar música, ver TV, salir con tus amigos, malgastar el tiempo sin hacer nada útil, etc.) ¿te parece que es realmente suficiente?

Todas las excusas que ponemos para no caminar con Dios pueden resumirse en dos: “No tengo tiempo” y “No tengo ganas”.

Esto nos trae consecuencias serias y graves: espiritualmente nos enfriamos, perdemos el interés, nos contagiamos de la mentalidad hueca del mundo, volvemos a los mismos pecados de siempre; todo lo que tiene que ver con la iglesia o el Señor nos parece aburrido, denso, nos deprimimos o sentimos que todo es una rutina. Rápidamente “desaparecemos” ¡pero no porque Dios nos llevó! sino porque el mundo nos devoró.

Piénsalo.

Caminar con Dios te da energías espirituales, la fuerza que proviene de la Palabra, de la oración y de la presencia del Espíritu Santo. ¡No esperes hasta tener ganas o hasta sentirte “bien espiritualmente”!, porque nunca vas a empezar. ¡No esperes a que otros lo hagan o te den “el ejemplo”! Empieza tú a caminar con Dios. Simplemente ¡tienes que empezar a hacerlo! Sólo hazlo.

Dile a Dios sinceramente: “No tengo ganas de leer, ni de orar, pero acá estoy, ayúdame, anímame, porque hoy estoy aquí para estar contigo. Hoy quiero que caminemos juntos”.

Extracto del libro: “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Génesis”

Por Edgardo Tosoni

 

4 Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre