nuevo-1Devocional – Dioses Ajenos

 

Pasaje clave: Génesis 35:1-15.

 

¡Menos mal que Dios intervino!

¿Para qué intervino Dios y qué cambio de actitud se produjo en Jacob? (35:1-3).

Su cambio, ¿qué produjo en los demás? (35:4).

Primero estuvieron casi a punto de mezclarse con paganos. Y ahora, al sacar sus dioses ocultos, dejaban entrever que durante muchísimo tiempo habían vivido mezclados con los ídolos.

¿Qué es un “dios ajeno”?

Es algo o alguien que no tiene nada que ver con Dios. Por ejemplo: un ídolo de la música, del fútbol, del anime o del cine al que procuras parecerte, o con quien te obsesionas. O un rosario, un santo o una virgen a quienes le rezas. Relaciones amorosas con no cristianos o música que amas y que no honra a Dios por su contenido de sexo, de drogas, de violencia o de ocultismo (dije “contenido”, no estilo musical).

Un dios ajeno también es cualquier cosa en la que pones tu confianza esperando que sea eso, y no tu relación personal con Jesucristo, lo que cambie tu vida o te dé valor como persona. Por ejemplo: consultar el horóscopo, colgarte piedras mágicas o amuletos, el dinero, la marca, un/a novio/a, el orgullo por tus capacidades, inteligencia o dones, etc.

Dioses ajenos también son todos aquellos que te conducen a pecar.

Ten en cuenta que cualquier dios ajeno en tu corazón es una mezcla. Sin embargo Dios desea muchísimo que te animes a imitar a Jacob y a su familia renunciando a todo dios ajeno y limpiando tu corazón. Que Él sea tu único Dios, porque Él es tu Creador, tu Salvador y tu Papá. Adóralo sólo a Él (35:7).

Mira cómo lo bendice Dios a Jacob (35:9-12).

La bendición siempre viene después del arrepentimiento y la confesión de nuestros pecados. Después de renunciar a todo aquello que en tu vida ocupa el lugar de Dios.

¿Quieres bendiciones, quieres ser usado por Dios? Renuncia a tus dioses ajenos. Uno a uno, renuncia a ellos.

¿Sabías que a ti Dios también te cambió el nombre? Ya no eres más el “pecador”, “el tonto”, “el inútil”, “el mujeriego”, o “la fracasada”, la “fea”, “la loca”. Tu nuevo nombre es Escogido/a, Amado/a, Perdonado/a, Redimido/a, Santo/a, Hijo/a, Aceptado/a, Valorado/a. Disfrútalo.

Extracto del libro: “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Génesis”

Por Edgardo Tosoni

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre