bible_photoDevocional – Para Aprender A Vivir

 

Pasaje clave: Éxodo 21 al 23.

 

¡Tantas leyes y ordenanzas! ¿Qué tiene que ver todo esto con nosotros?

Aunque te parezca increíble tiene muchísimo que ver contigo y conmigo. Las leyes de Dios no son caprichosas, están dadas con objetivos muy claros.

¿Por qué piensas que Dios dejó leyes tan específicas?

La respuesta es muy simple: Si no hubiera leyes todo sería un gran desorden, cada uno impondría sus propias reglas y reinaría el caos. Pero además, las leyes de Dios tienen otro propósito: ellas nos libran de lo malo (malas decisiones, malas actitudes, malas reacciones, malos consejos, malas relaciones…) y nos revelan algo de la forma de ser de Dios. En otras palabras: Nos enseñan a vivir más y mejor. Por ejemplo:

¿Cómo cuidas las cosas que te prestan? (22:26-27). Dios es misericordioso y justo.

¿Cómo tratas y qué hablas de los que son autoridad sobre ti? (22:28). Dios es autoridad y tiene autoridad.

¿Cómo te comportas sexualmente? (22:16,19). Dios es santo.

¿Cómo tratas a los que son de otros lugares o razas? (22:21, 23:9). Dios no hace acepción de personas. Él nos acepta como somos.

¿Cómo debe ser tu actitud ante la idolatría y el ocultismo? (22:18, 20, 23:13, 24). Dios es único y no está muerto. Sólo Él merece nuestra adoración.

¿Cómo hablas? (21:17, 23:1-3, 7). Dios habla verdad y rechaza toda mentira porque Él es verdadero.

¿Cómo es tu relación con los no creyentes? (23:2, 32-33). Dios no participa ni aprueba la maldad. Él juzga a los malos.

¿Qué actitudes tienes hacia aquellos que no soportas? (23:4-5). Dios es amor y perdonador.

¿Son tus actitudes, palabras o reacciones violentas? (21:12, 14-15, 18-22). Dios es un Dios de paz y de paciencia. El no es violento ni agresivo.

¿Te das cuenta?

Piénsalo.

Aunque tantas leyes parezcan “pesadísimas”, no tienen el propósito de privarte la libertad y enjaularte como a un preso “al que le prohiben todo”; por el contrario tienen el propósito de revelarte cómo es Dios y quién es Él para que, respetando su voluntad; disfrutes de todo con libertad. Una libertad que te haga bien y que le haga bien a los que te rodean. Es cierto que muchas de estas leyes eran exclusivas para los israelitas allí en el desierto, y también es cierto que palabras como “ojo por ojo o diente por diente” ya no van más. Pero también es cierto que Dios no cambia, Él es el mismo. Lo que odiaba y juzgaba ayer también lo odia y juzga hoy. Lo que aceptaba y bendecía ayer también lo acepta y bendice hoy, aunque las reglas cambien. Más importante que conocer las reglas y leyes es CONOCER A DIOS, tener una relación personal con Él, saber quien es. No hacer tu propia voluntad, sino la suya. Vivirás mejor que cualquiera de tus amigos, familiares o desconocidos.

Extracto del libro: “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Éxodo/Levítico”

Por Edgardo Tosoni

 

8 Comentarios

  1. GRacias Edgardo, estoy usando estos devocionales con mis hijas, he revisado varios, y estos devocionales se ajustan a sus inquietudes y me ayuda a guiarlas 1 vez x semana. El Señor te bendiga.

  2. gracias por estos devocionales cristianos , es de mucha bendicion para mi vida ,todos los dias lo leo , estoy encargada de un grupo de jovenes , y tambien ellos leen todos los dias estos devocionales
    estamos aprendiendo mucho de la palabra de Dios , el Señor les Bendiga mucho…

  3. Nosotros nada mas debemos pedir al Señlor, inteligencia, un corazón noble y sabiduria, para poder caminar junto a Él. No debemos de presipitarnos, para emitir un juicio, por lo que pasa en nuestra vida, sino debemkls comprender, por que y para que suceden. Bendiciones.

  4. Tengo una duda, en lo ultimo que leí que hablaba sobre la esclavitud (Exodo 21:20) me parece muy raro. ¿Como sé que leyes aplican y cuales no en la actualidad? y por que? quisiera que me despejaran esta duda….. Bendiciones

    • Hola Antonio. ¡¡Bienvenido!! Mira, tal como lo dice el escrito, “Más importante que conocer las reglas y leyes es CONOCER A DIOS, tener una relación personal con Él, saber quien es”. No se trata se “aplicar” una ley, sino de entender cuál es el principio espiritual o la enseñanza que esa ley tiene para nosotros hoy (fijate todos los ejemplos que menciono en el mismo artículo). Cuando leas el A.T. preguntate “¿qué me enseña esta ley, qué puedo aprender de esta situación en concreto?”. Además tenés que tener en cuenta que hay leyes universales (no matarás, no robarás, etc.) y hay leyes que fueron específicas para la vida del pueblo de Israel en su peregrinaje por el desierto y que nada tienen que ver con nosotros; pero lo que sí permanece vigente el principio espiritual que se desprende de ellas, y ahí tenés que enfocarte. Bendiciones!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre