Jovenes Cristianos – UN ASUNTO DE EDADES

4

shutterstock_23558470Devocional – Un Asunto de Edades

 

Pasaje clave: Números 4.

 

¡Y dale con la edad!

El capitulo 4 de Números describe, detalle por detalle, cómo tenían que desempeñar su tarea los levitas, pero hay un dato que es para tener en cuenta: la edad.

¿Qué dice con respecto a la edad de los levitas que servían en el tabernáculo? (4:3, 23, 30, 35, 46-47).

A partir de los 25 años ya podían servir en el tabernáculo de reunión, pero no podían servir en el ministerio. Para esto debían esperar hasta cumplir los 30 años. Y a partir de los 50 se “jubilaban”.

Hoy no hay “una edad especial” para poder comenzar a servir a Jesús o para dejar de hacerlo, pero sí es necesario un compromiso serio, responsabilidad, dedicación, invertir tiempo, tener la mente y el corazón bien puestos en tu relación personal con Jesús. No puedes “jugar” a aceptar y no comprometerte, o a decir “si, cuenten conmigo” y a desaparecer después. Ten en cuenta que tus decisiones nos afectan a todos. Somos un cuerpo. Si tomas un compromiso y después te borras, dejas un hueco que no siempre es fácil de llenar, por lo tanto tus decisiones requieren  madurez. Y para esto no necesitas tener una edad determinada, necesitas tener bien en claro el valor de tu relación personal con Jesús y a quién estás sirviendo.

Extracto del libro: “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Números/Deuteronomio”

Por Edgardo Tosoni

4 Comentarios

  1. Hoola, queria felicitarte aquel/lla que escribe estos devocionales. estan muy buenos, se comprende perfectamente! muchas gracias. Dios le siga bendiciendo. saludos desde Misiones-argentina

    • Hola Ana. ¡¡Bienvenida!! Mira, no hay problema siempre y cuando entiendas lo que significa ser miembro. En la mayoría de las congregaciones evangélicas, el bautismo te habilita para ser miembro, y bautizarte es un tema de obediencia a la Palabra si entendes claramente lo que Jesús hizo por vos en la cruz y lo recibiste en tu vida como tu Señor y Salvador. O sea, los pasos serían:
      1. Entender claramente lo que Jesús hizo por vos y recibirle en tu vida por fe, como tu Señor y Salvador.
      2. Bautizarte por obediencia (y con la autorización de tus padres).
      3. ¡Y listo! Ya sos miembro.
      Otro tema diferente son las responsabilidades de un miembro, pero eso depende de cada iglesia en particular.
      ¡¡Bendiciones!!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre