Liderazgo – LA LEY DE LA NAVEGACION

0

Cualquiera puede gobernar un barco, pero se necesita que un líder planee la ruta

EJEMPLO: NEHEMIAS

TEXTO: NEHEMIAS 1-6

Nehemías, copero hebreo de un rey extranjero, de alguna manera comprendió la ley de la navegación. Las murallas que rodeaban a Jerusalén habían estado derrumbadas por años, pero con el líder idóneo a cargo, pudieron ser reconstruidas (y lo fueron) en 52 días. Una vez que Nehemías asignó a los trabajadores en las posiciones apropiadas, todos comenzaron a trabajar exitosamente como un equipo. Siempre hubo suficientes obreros. Lo que necesitaban era un líder que estableciera el curso. Zorobabel dirigió el camino para restaurar el templo de Jerusalén. Esdras dirigió el camino para restaurar la adoración en Jerusalén. Ahora un nuevo piloto era necesario para restaurar la muralla de Jerusalén. Nehemías hizo lo que cualquier gran líder hubiera hecho. Él vio la necesidad (que otros podían ver también), pero trazó luego una estrategia y reclutó a un equipo para ponerla en práctica. En un tiempo record, él realizó el trabajo.

LA NAVEGACION DE NEHEMIAS PROGRESO A TRAVES DE ESTAS ETAPAS:

  1. Identificación con el problema (1:4)

El primer paso de Nehemías fue indagar sobre la posición de los judíos y el muro alrededor de Jerusalén. Cuando recibió noticias de que el muro había sido derribado y que el nombre de Dios era objeto de burla, él lloró. Este copero se estaba identificando con ese lejano problema.

“Cuando oí estas palabras me senté y lloré, e hice duelo por algunos días, y ayuné y oré delante del Dios de los cielos.”

  1. Intercesión por el pueblo (1:5-11)

Su próximo paso fue doblar sus rodillas y orar. Él intercedió por el pueblo y la necesidad que permanecía sin ser suplida. Él no iría adelante con un plan hasta estar conectado con Dios y apelar a Él por sabiduría e intervención. En este paso, obtuvo un plan.

“Y dije: Te ruego, oh Jehová, Dios de los cielos … esté ahora atento tu oído y abiertos tus ojos para oír la oración de tu siervo, que hago ahora delante de Ti día y noche, por los hijos de Israel…”

  1. Interacción con los poderes (2:1-6)

Luego, Nehemías se reunió con los jugadores clave que podían ayudar a obtener algo. Se reunió con el rey y obtuvo un encargo de él para financiar la construcción del muro. También aseguró un pase a Jerusalén así como los recursos que necesitaría para llegar allí.

“Y dije al rey: Para siempre viva el rey. ¿Cómo no estará triste mi rostro, cuando la ciudad, casa de los sepulcros de mis padres, está desierta … Si le place al rey, y tu siervo ha hallado gracia delante de ti, envíame a Judá, a la ciudad de los sepulcros de mis padres, y la reedificaré.”

  1. Investigación de la propiedad (2:11-16)

En su siguiente paso, se informó bien del desafío que estaba enfrentando, y averiguó sobre su dimensión y alcance. En este punto, él determinó la cantidad de trabajadores que requeriría, las donaciones que necesitarían y cómo él podría colocar a los obreros para terminar la tarea eficientemente.

“Llegué, pues, a Jerusalén, y después de estar allí tres días … Y salí de noche por la puerta del Valle … y subí de noche por el torrente y observé el muro.”

  1. Comunicación del propósito (2:17,18)

Luego, Nehemías reunió a los potenciales trabajadores y les expuso la visión. Él impartió un sentido de misión y les explicó por qué era tan importante restaurar el muro de Jerusalén. Ellos tuvieron una vislumbre de las ramificaciones espirituales del proyecto y lo aceptaron.

“Les dije, pues: Vosotros veis el mal en que estamos … Entonces les declaré cómo la mano de Dios había sido buena sobre mí, y asimismo las palabras que el rey me había dicho … Y dijeron: Levantémonos y edifiquemos.”

  1. Implementación del plan (3:1-32)

Finalmente, Nehemías dividió a los hombres y las tareas apropiadamente, colocando hombres para trabajar delante de sus propias casas donde su incentivo para realizar un trabajo de calidad sería alto. Implementó el mismo plan que había concebido dos meses antes.

NEHEMIAS UTILIZO ESTOS PRINCIPIOS AL NAVEGAR:

  • El principio de la simplificación.

Él organizó a los hombres en grupos naturales: Familias.

  • El principio de la participación.

Él se identificó y se fue a vivir con aquellos que estaban listos.

  • El principio de la delegación.

Él emparejó apropiadamente las tareas con los trabajadores.

  • El principio de la motivación.

Él puso a los trabajadores delante de su propia casa.

  • El principio de la cooperación.

Él alentó el trabajo en equipo y la unión entre ellos.

  • El Principio de la afirmación.

Él ejercitó el poder del aprecio y del reconocimiento.

(dele una fama a la que pueda aspirar)

(CONTINÚA… DALE CLICK ABAJO EN PÁGINAS…)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre