Mujeres Cristianas – ¿Será el Hombre de mi Vida? 2

 

Continuemos.

No conocer profundamente a una persona siempre te lleva al desastre. “Me tengo que casar, este noviazgo no puede durar mucho tiempo, no puedo tomar tres años de mi vida para conocerlo, son dos o tres meses y ya está, ya tengo que ir a vivir con él, tengo que estar con él, nos vamos a comprar el departamentito”. No, porque para conocer a una persona se necesita tiempo, por eso no tenés que tomar en serio todo lo que te diga hasta que lo haga, porque las mujeres creemos las palabras, pero las mujeres tenemos que empezar a creer en acciones, no en palabras. Si te promete algo decile: “muy bien, me dijiste eso, bárbaro, cuando lo hagas ahí me voy a dar cuenta que me estás diciendo la verdad”.

Tenés que creer en acciones no en palabras. Si él te dijo algo y te prometió algo con su boca, esperá a que lo haga, porque las mujeres somos muy crédulas muchas veces, y como estamos desesperadas con la caña de pescar para buscar a un hombre, enganchamos lo que sea mientras sea un hombre, y terminamos teniendo un pescado al lado. No te enganches con discursos, engánchate con acciones. Al único que le tenés que creer su palabra, porque es verdad, es al Señor Jesucristo, porque él no es hombre para mentirte, pero el resto decile quiero ver cómo me demostrás esto que estás hablando.

 

3. Que esa Relación no Afecte el Resto de mis Actividades.

El famoso dejar “todo por él” es una gran mentira, son mujeres que dicen: “mi único objetivo en la vida es tener un hombre, cuando yo tenga ese hombre, ya está, mi vida ahora es él, entonces dejo de estudiar, dejo de trabajar, dejo de estar con mi familia, dejo de estar con mis amistades, dejo de ir a los lugares a donde siempre iba, porque ahora estoy pendiente de la agenda de él, la agenda de él determina mi vida”. Nunca tenés que dejar tu vida por la vida de otro. Cuando vos haces pareja seguís siendo una persona independiente, entera, íntegra, y nunca tenés que dejar tu independencia. Si vos no podes mantener tu vida independiente de la agenda del otro, vos te volves codependiente, y la codependencia hace que siempre termines siendo una mujer dominada. Por eso, forma una pareja, pero no para meterte dentro del otro, sino para ir junto con el otro a lograr sueños individuales y sueños de pareja.

 

4. No Tengo que Tolerar lo que No me Gusta.

Si vos tolerás lo que no te gusta, vos estás dando el mensaje de que necesitás de ellos más que de vos misma. Y vos necesitás de vos misma más que de otra persona. No te estoy diciendo que no puedas tolerar que él deje la tapa del inodoro levantada, no, no me refiero a esos detalles, sino a las cosas que realmente te hacen doler, te hacen mal, y te quitan calidad de vida. Esas, no las toleres.

 

5. No se la Tengo que Hacer Fácil.

Porque a las mujeres nos encanta que los hombres tengan la vida fácil, hay hombres que creen que las mujeres nacieron para hacerles la vida fácil a ellos, para lavarles, plancharles, criarles los hijos, ser secretaria. No le hagas la vida fácil a un hombre porque los hombres pueden más de lo que nosotros les pedimos. Por ejemplo, mujeres que dicen: “El me lastimó, se fue con otra mujer, pero después me llamó con una voz tan dulce, yo podía sentir como la voz se transmitía dulcemente a mis oídos, yo no me pude resistir y volvimos otra vez, y me volvió a engañar”. Vos te enganchaste y se la hiciste fácil. No se la tengo que hacer fácil. O la típica: “me regaló flores, se me arrodilló delante, me dijo: te prometo que nunca más lo voy a hacer, y yo sentí algo especial en ese momento, yo soy muy intuitiva, en ese momento sentí que él no lo iba a hacer nunca más en la vida…”, y se la hacemos fácil.

(CONTINÚA…)

Por Alejandra Stamateas

Lee ¿Será el Hombre de mi Vida? 3

Lee ¿Será el Hombre de mi Vida? 4

Lee ¿Será el Hombre de mi Vida? 5

Lee ¿Será el Hombre de mi Vida? 6

Lee ¿Será el Hombre de mi Vida? 7

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre