Mujeres – ¿CANSADA DE BESAR SAPOS?

0

¿Qué quieren los hombres? En realidad no somos complicados, solo que algunos lotes (creo que las dos o tres últimas generaciones) vienen con serias fallas de fábrica en el chip de la hombría, especialmente notorias a la hora de encarar a quienes dicen amar; pero si logramos ajustar ese pequeño detalle, todo lo demás es bastante básico y funcional. Desde mi humilde lugar, cada semana trato de darte una pequeña ayuda para que él se anime a decirte lo que siente y terminemos con este asunto del histeriqueo de una buena vez…gente grande, che!

Siempre me preguntan si está mal visto que una mujer tome la iniciativa y le exprese sus sentimientos al hombre. Yo sé que lo ideal sería que todo fuese como el cuento del príncipe y la dama, donde el un día se te pone de rodillas y te pide que seas su esposa, y perdóname que te decepcione, pero dudo que eso vaya a pasarte. Y no porque no te lo merezcas, sino porque en la vida real hay más sapos que príncipes.

Por eso mantengo la opinión que hay ocasiones en que tenés que mirarlo a los ojos y decirle: “Bueno, no perdamos más el tiempo; ¿sentís algo por mi o no?” y si empieza a evadirte o te cambia de tema, es que no te merece y no vale la pena pasarte el resto de la vida al lado de un tipo que no sabe lo que quiere o lo que siente.

También es probable que te sorprenda diciéndote que se muere de amor por vos o directamente te da un beso como toda respuesta. Yo no veo mal en lo absoluto el hecho que vos te le declares; ni es pecado, ni perdés la salvación, ni te quita feminidad. Obviamente siempre trato de alentar a los varones a dar el primer paso, pero tengo que confesar que a juzgar por los especímenes que veo últimamente, hay muchos varones dando vuelta, pero lamentablemente lo que no abundan son los hombres.

La mayoría (especialmente los cristianos) piensan que si le dejan el trabajo a Dios, El mismo se encargará de enamorarte y un día el Espíritu Santo te va a envolver, te va a hacer levitar hasta caer en sus brazos, mientras que no vas a poder parar de hablar en lenguas. No los culpes por pensar así, así les programaron el cerebro desde el púlpito en los últimos 20 años, que “esperen la voluntad de Dios”, que “Ya Dios te dará a tu idónea, no te apresures”, y algunos de estos muchachos, que prefieren arriesgar lo menos posible, están esperando que les pase eso que les prometió su apóstol el domingo pasado.

Si a eso le sumas que la mayoría de estos tipos (y hablo de algunos que promedian los 30 añitos o más) viven en la casa de los papis y mamá los espera con la sopita caliente todos los días, quieren “vivir de la alabanza” o que “Dios lo mande a pasear por las naciones”, en resumen, estamos ante un ejemplar que más vale perderlo que encontrarlo. (Me van a odiar por esto, pero se supone que los varones no están leyendo esto, ni son tan curiosos como las damas).
Aun así, no quiero subestimar tus sentimientos y es por eso que te aliento a que le digas todo lo que sientes, por carta, por chat, mensaje de texto o mirándolo directamente a la cara.

Ahora, ¿Qué enamora a un hombre? Lo mismo que a todos, el necesita ser admirado (si lo admiras de verdad, te terminas enamorando) eso es vital, casi como el oxígeno para cualquier macho promedio; feminidad en todo momento, buen humor y optimismo; que lo dejes sentirse el protector, pero al mismo tiempo sepas cuando mimarlo; que sepas cuando dejarlo solo con sus pensamientos; que demuestres admiración y confianza; que sepas escucharlo con atención sin interrumpirlo a cada instante, “inteligencia sin ostentación y cultura sin pedantería”, es la clave.

Por Dante Gebel

(CONTINÚA… DALE CLICK ABAJO EN PÁGINAS…)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre