Mujeres Cristianas – El Diseño de Dios: Igual y Diferente 6

 

Continuemos.

9. Dominación y Deseo en Lugar de Dominio.

Dios no sólo le dijo a la mujer que su dolor en los partos aumentaría, sino también que su deseo sería para su marido (Génesis 3:16). Este es un cambio de su relación anterior. Esta declaración enfatiza el hecho de que el hombre y la mujer fueron creados originalmente para gobernar juntos. Ellos fueron diseñados para funcionar conjuntamente en igualdad y ser gobernantes, y ese es todavía Su plan.

Después de la Caída, tanto el hombre como la mujer, todavía gobernarían, pero su relación se distorsionaría. Primero, Dios le dijo a Eva que, debido al pecado, “Tu deseo será para tu marido” (vs.26). Una vez que una mujer se casa, ella tiene un deseo, y extraña a su marido. Algunas veces este deseo puede ser de tipo controlador. La mayor parte del tiempo, este deseo está escondido, pero está ahí. Dios también le dijo a Eva que el hombre desarrollaría una actitud de dominio sobre de ella. El sentiría como si él tuviera que dominarla. Esto no fue parte del plan de Dios; sin embargo, debido al pecado, la torcida percepción de la vida que el hombre ahora tenía, le causa querer dominar a la mujer, y debido al pecado, la mujer continuamente desea hacer cualquier cosa para mantener al hombre.

La mayoría de las mujeres no quieren admitir que tienen este deseo. Sin embargo, muchos consejeros matrimoniales pueden confirmar que existe. Ellos han aconsejado mujeres que han sido abusadas por los hombres, y ellos no se explican cómo es que estas mujeres aguantan todo esto. Por ejemplo, un hombre llega en medio de la noche y golpea a su mujer hasta dejarla media muerta. Él moja la cama, porque ha estado tomando y no puede controlar su vejiga. Anda fuera tres noches seguidas, todo tomado y entonces regresa a casa y exige que le den de comer. Su esposa le permite que la trate de esta manera. Ella cocina sus alimentos, lava su ropa, y tiene las sábanas de la cama limpias. ¿Por qué ella hace esto? Es este deseo.

Las mujeres  tienen una tremenda habilidad para permitir cosas. Esto no es completamente una consecuencia de la Caída; al contrario, de hecho, es una reflexión de su creación a la imagen de Dios. La Biblia dice que Dios es paciente. Esto significa que El es paciente con la gente, esperando que ellos cambien su comportamiento.

Pero Él no es paciente para siempre. Llega un momento cuando Dios se detiene y dice, “Ya basta”, y es entonces cuando cae el juicio. Ahora, algunas mujeres llegan a un punto donde el deseo se ha desgastado y parece un hilo delgado. Llega un momento cuando la mujer también dice, “Ya basta, hermano. Después de cinco años de todas estas tonterías, ya basta. Compórtate o el juicio va a caer la mañana del próximo martes a las 9:00 a.m.”

Mientras que muchas mujeres tienen un límite de tolerancia para el comportamiento abusivo, la tendencia de la mujer todavía es desear y esperar por su marido, y todavía tener este deseo de agradarle a cualquier costo. Al mismo tiempo, el hombre tiende a sentir que tiene el derecho de enseñorearse sobre de ella. “Él se enseñoreará sobre de ti” (Génesis 3:16). Otra vez, este no fue el plan de Dios en la creación. Dios nunca dijo que el hombre en el varón iba a dominar al hombre en la mujer. Él dijo que el hombre, como varón y como mujer, iba a dominar la tierra. La Caída, sin embargo, hizo que el hombre tuviera un entendimiento distorsionado y desubicado del dominio, de tal manera que ahora el hombre quiere dominar a la mujer.

 

10. El Redentor de la Humanidad.

¿Está la humanidad condenada a vivir en los efectos de la Caída? ¿Acaso se perdió el propósito de Dios para siempre? No. Su propósito nunca ha cambiado. Su diseño original todavía permanece.  En la misma hora cuando la humanidad rechazó el propósito de Dios, Él prometió un Redentor que salvaría a los hombres y las mujeres (Gn.3:15). Cristo Jesús es ese Redentor.

El regreso al plan de Dios significa el regreso a Dios mismo. Significa regresar a Dios a través del Redentor, rindiendo tu vida a Él, y pidiéndole que te llene con Su Santo Espíritu, para que tú puedas ser capaz de vivir en Su plan original para ti. Cuando tú haces esto, Dios hará una cosa asombrosa. Él va a hacer que el espíritu humano dentro de ti, el cual está muerto como resultado de la Caída vuelva a la vida otra vez, para que tú puedas ser capaz de reflejar Su carácter y Sus caminos. A medida que tú regresas a Dios y rindes continuamente tu espíritu al Espíritu de Dios, tú serás capaz de cumplir los propósitos para los cuales fuiste creado.

Extracto del libro “Entendiendo el Propósito y el Poder de la Mujer”

Por Myles Munroe

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre