Mujeres Cristianas – No Me Gusta Mi Cuerpo 1

 

Pasaje clave: Salmo 8:3-9.

Qué impresionante lo que Dios nos ha dado, a veces no nos damos cuenta, y de eso es de lo que te quiero hablar en esta tarde.

¿Cuántas tuvieron alguna vez conflictos con su cuerpo? todas o la mayoría. Yo he conocido muy pocas mujeres que no tienen ningún conflicto con su cuerpo, que nunca se hacen ningún problema, pero la mayoría de las mujeres, sí, nos hacemos problemas con el cuerpo. Pensá qué es lo que no te gusta de tu cuerpo.

Ahora el modelo es salir con chicos jóvenes, está de moda, entonces hay que hacerse la cirugía, levantarse todo lo que está caído, viste que ya no saben más que inventar, ahora tenés que salir con un chico joven para existir en la sociedad, porque sino no existís, si llevas a tu marido de setenta fuiste. No se sientan mal por el tema que vamos a tocar, porque nos pasa a todas las mujeres.

Siempre tenemos grandes conflictos con nuestro cuerpo, somos ciudadanas de un mundo que le tiene mucho temor a las grasas, a la gordura, y a lo feo, es como que hay un prejuicio a las grasas, que son malas, y hacia lo feo, tenés que ser lindo y flaco sino no existís. Todo ese mundo externo, las mujeres lo hemos incorporado y no solamente lo escuchamos desde afuera, sino que lo escuchamos desde nuestro interior, y creemos que esos conceptos son nuestros, son propios, en realidad lo que hicimos es incorporarlo de afuera.

Yo quiero hablarte de que un pensamiento negativo sobre nuestro cuerpo, no tiene nada que ver con nuestro cuerpo. Cuando yo pienso negativamente de una parte de  mi cuerpo, no tiene nada que ver con esa parte de mi cuerpo, sino que detrás de ese pensamiento negativo hay un problema real, que no sé cómo resolver, entonces lo que hago es atacar una parte de mi cuerpo, que sí veo.

Ataco lo que veo porque no sé cómo resolver lo que está detrás, que es el problema real, me distraigo con un tema de mi cuerpo, pero en realidad hay un problema más profundo, que no me gustan mis caderas, mi cola, que no me gusta la nariz, etc.

Cada vez que vos te parás frente al espejo, y criticás un aspecto de tu cuerpo, en realidad hay algo atrás que tenés que resolver, que todavía no te atreves a resolver, y no vas a poder resolver tu cuerpo, ni siquiera con cirugías estéticas, hasta que no resuelvas lo de atrás, por eso ¿qué tenemos que lograr?

Tenemos que aprender a decodificar los pensamientos negativos.

¿Cómo me gustaría? ¿Tener menos lolas?

¿Cómo me gustaría? ¿Ser más flaca?

¿Cómo me gustaría? ¿Cambiarme la forma de la nariz?

¿Cómo me gustaría? ¿Que mis ojos fueran diferentes?

Tenés que buscar qué hay detrás de ese pensamiento negativo, porque hay algo que no resolviste, y como no lo resolviste anteriormente, lo llevaste a una crítica de tu cuerpo.

Entonces cómo hacemos para decodificar. Quiero que pienses en la parte de tu cuerpo que no te gusta. Vamos a ver algunos: La cintura, la cola, la panza, el  busto, los brazos, el  abdomen, las arrugas, los ojos, la nariz, las piernas, las pantorrillas. Pensá en esa parte del cuerpo que te desagrada, quiero que pienses las palabras que vos usás para referirte a esa parte de tu cuerpo que no te gusta.

¿Qué palabras usás? Mi nariz es un desastre, cintura de pollo, salvavidas, flotadores, los parches, elefante de grandota, la panza que tengo, el salero, los rollos, corchito, un kohinoor, patitas de tero, de terodáctilo.

(CONTINÚA…)

Por Alejandra Stamateas

Lee No Me Gusta Mi Cuerpo 2

Lee No Me Gusta Mi Cuerpo 3

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre