Mujeres – NO MOLESTAR, MUJERES PENSANDO 3

0

Mis pensamientos no son vuestros pensamientos ni mis caminos son vuestros caminos. Mis caminos y mis pensamientos son más altos que los de ustedes. Dios sabe que estamos en construcción, y Dios dice, este año voy a poner pensamientos nuevos, ¿quién lo podrá captar? ¿Quién podrá captar algo nuevo que venga de mí? ¿O vas a seguir con el mismo libreto? ¿Vas a seguir enseñando lo mismo a tus discípulas? ¿O vas a pedirle a Dios los pensamientos altos?

Y eso no es que sea rebuscado, es que son del cielo, vienen de la revelación. No vienen de haber estudiado y que sos inteligente y ahora aplicás, vienen de la palabra de Dios. Y si las mujeres no nos proponemos leer la palabra de Dios, esos pensamientos altos nunca van a descender. Usted tiene que ser una mujer que lea la palabra de Dios para recibir la revelación. Y como estamos en construcción tenemos el cariño de Dios. Usted y yo tenemos el cariño de Dios. Dios nos agarra todos los días y nos abraza. Y dice, estás en construcción, yo estoy haciendo algo nuevo, porque tengo pensamientos altos.

Y Dios quiere saber si vas a desear este año. ¿Vas a desear? ¿Vas a desear sueños? ¿Vas a desear conquistar? ¿Vas a desear progresar? ¿Vas a desear cambiar tu carácter? ¿Vas a desear cambiar tus argumentos sin sentido? ¿Vas a desear ser una mujer distinguida? ¿Vas a desear ser una mujer poderosa? ¿Vas a desear ser una mujer de sueños grandes? ¿Vas a desear ser una hija de Dios con todas las letras?

Vas a desear este año porque Dios sabe que estamos en construcción y tenemos el cariño de Dios. Hacé foco en el bebé, porque si hacés foco en el bebé el dolor queda en segundo plano. Hacé foco en tu sueño, porque si hacés foco en tu sueño el dolor del error, el dolor del problema queda en segundo plano. Tenés que hacer foco en el bebé que vas a tener en brazos. Yo las veo con el bebé. Las veo abrazando ese bebé y haciéndolo crecer.

Dicen que los dos dolores físicos más grandes que los seres humanos podemos sentir, esto se comprobó científicamente, que están en el mismo nivel son el dolor del parto y el dolor de un cólico renal. Pero el dolor del cólico renal es un dolor, un sufrimiento sin sentido, pero el dolor del parto es un sufrimiento creativo. Y tiene que buscar eso. Cuando busca lo creativo, cuando dice, Señor, yo quiero algo nuevo para mi vida. Señor, quiero dejar una huella buena en este mundo. Que cuando se acuerden de mí, yo haya trabajado no por mi generación, sino por muchas generaciones. Señor, el dolor va a pasar a segundo plano, porque sé que voy a abrazar ese bebé. Quiero los pensamientos más altos de Dios para mi vida. Los quiero. Quiero los caminos más altos. Tal vez haya cosas que no entiendo, pero quiero los caminos más altos. Yo repasaba tantas cosas. Señor, fue tan lindo el programa de Utilísima, ¿por qué lo tuve que dejar? Porque no fue mi voluntad dejarlo. Y el Señor me dijo, porque mis caminos son más altos que los tuyos, Alejandra, subí, subí un poquito.

Cuando estuve en Miami y la productora del canal me dice, vamos a empezar con un programa que esté los fines de semana, una vez por semana. Pero si el programa funciona bien, vas a tener que estar todos los días. Y dije, Señor, ¿qué va a ser de mi vida? Yo vivo en Argentina. ¿Cómo hago el programa que esté desde Miami todos los días? Y el Señor me dijo, mis caminos son más altos que los tuyos. Subite a lo mío. No me hagas descender. Subite a mis pensamientos y a mis caminos. Porque Dios proveerá, porque si hay deseo, hay bendición, si hay deseo, hay milagro. Y si hay deseo Dios ordena nuestro camino. Con dolor darás a luz a tus hijos. El dolor está en segundo plano. En primer plano está el bebé. Vamos a dar a luz nuestros sueños más queridos.

Pero nosotras para este año tenemos una palabra profética. A mí me enorgullece poder dártela, porque es lo que Dios me habló para las mujeres de Presencia de Dios. Aquí va la palabra. La palabra está en Isaías 61. La vas a leer en tu casa y la vas a pegar en tu heladera. La vas a llevar en tu auto y la vas a llevar en tu cartera, porque va a ser la palabra que te va a guiar, que va a guiar nuestra actividad en este año, y que va a guiar nuestra bendición en este año. Lo que te dice esta palabra es lo que vas a hacer y lo que vas a recibir. Tiene dos partes, lo que vas a hacer y lo que vas a recibir por lo que hagas.

Por Alejandra Stamateas

(CONTINÚA… DALE CLICK ABAJO EN PÁGINAS…)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre