sequedad-vaginalMatrimonios Cristianos – Sequedad Vaginal

 

Muchas mujeres se quejan de este problema. La sensación de sequedad se debe a una disminución de la lubricación vaginal. Es un síntoma sumamente frecuente de consulta y el motivo fundamental para negarse a la intimidad conyugal. Provoca sufrimientos en quien la padece, porque suele sentirse desajustada o inadecuada para el ejercicio de la sexualidad. La sequedad vaginal origina dolor durante o después de la relación sexual.

He aquí una lista de consejos para superar este problema tan angustiante.

1. Beber líquidos en abundancia: se recomienda al menos ocho vasos de agua al día, además de otras infusiones. La disponibilidad de líquidos en el cuerpo mejora el funcionamiento de todos los órganos.

2. No abusar de los lavados vaginales: en lugar de mejorar, empeoran el cuadro. Cambian el pH de la vagina generando infecciones que se agregan al problema de la sequedad.

3. Usar lubricantes íntimos: no debe emplearse vaselina porque es un derivado del petróleo que favorece la aparición de microorganismos y, en algunos casos, provoca un efecto rebote resecando más la vagina. Existen muchos lubricantes íntimos que pueden comprarse en la farmacia. Si se quiere optar por un método natural, el aceite de oliva es un buen lubricante vaginal; también puede recomendarse el aceite de sésamo.

4. Agregar a la dieta alimentos que ayuden: los brotes de alfalfa, el perejil y la soja se denominan plantas estrogénicas porque favorecen los niveles hormonales en las mujeres. Se recomienda alguna infusión con valeriana o pasionaria una hora antes de la relación sexual, a fin de disminuir la ansiedad, sobre todo en mujeres menopáusicas.

5. Relajarse: la tensión por problemas cotidianos y el estrés por cualquier causa disminuyen la lubricación vaginal. De ahí, que si existe una crisis existencial o una situación difícil es necesario antes de una relación sexual tomar una ducha caliente o un baño de inmersión, tener un tiempo de tranquilidad y poder conectarse con la situación para que la respuesta pueda darse.

6. Alargar los preliminares: es fundamental. Muchas parejas creen que los juegos previos son una imposición de la cultura, de los especialistas, etc., y se dicen que él o ella no lo necesitan. ¡Gravísimo error! En cada relación sexual debe existir un tiempo previo a la penetración, de al menos 15 o 20 minutos, sumamente necesario para que los cambios ginecológicos en la mujer le permitan mantener una relación sexual satisfactoria. En ese tiempo de caricias y besos, la excitación creciente lleva más sangre a la zona del útero, vagina, vulva, etc., y hace que cambien de posición. En el caso del útero, rota sobre su eje creando la carpa o globo vaginal. Este es el cambio principal para no sentir dolor durante la penetración.

Generalmente los hombres son los que se niegan porque no pueden mantener la erección por todo ese tiempo y creen que van a tener un mal desempeño o generar impotencia. TODO LO CONTRARIO. Al participar de juegos, caricias y besos, lo normal es que la erección aparezca y disminuya, pero esas variaciones mejoran la respuesta y la sensación de placer se intensifica.

Una última consideración: en la menopausia es necesario alagar más los tiempos preliminares, porque el descenso de las hormonas hace que la respuesta sea un poco más lenta. ¡Ánimo! La sensualidad creciente los unirá en niveles de placer más intensos y se sentirán más unidos que nunca en un abrazo íntimo mutuamente gratificante.

Por José Luis y Silvia Cinalli

Tomado de placeresperfectos.com.ar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre