Sanidad Interior – ¿QUÉ ES LA SANIDAD INTERIOR? 2

Sanidad Interior – ¿QUÉ ES LA SANIDAD INTERIOR? 2

4

Sanidad del Alma – ¿Qué es la Sanidad Interior? 2

 

Continuemos.

¿Por Qué los Creyentes Necesitan Sanidad Interior?

Hay muchos creyentes que han nacido de nuevo, irán al cielo, son hijos de Dios y el Espíritu Santo vive en ellos. Sin embargo, siguen atados al pasado y a las heridas recibidas; continúan atados a vicios y son víctimas de la depresión, dejándose dominar por sentimientos de rechazo, complejos de inferioridad, ataduras sexuales, temores, inseguridades, y además, arrastran maldiciones generacionales; por esa razón, necesitan recibir la sanidad interior y la liberación.

La importancia de enfrentar la verdad. (Juan 8.31-32)

Cuando intenta esconderse detrás de la puerta del dolor (las emociones heridas), va a tener que regresar a través de la misma puerta para adquirir su libertad. ¿Se está escondiendo porque la verdad es muy dolorosa? Cada área a liberar va a requerir enfrentar o ver una verdad, la cual siempre trae dolor con ella; pero recuerde que ésa es su salida a la libertad integral de su ser.

 

¿Cuál es el Propósito de la Sanidad Interior?

La sanidad interior está relacionada con la persona y su pasado. En la vida emocional, no hay tiempo ni espacio. Lo que afectó a la persona en el pasado, haya sido en su niñez o en su vida adulta, tiene vigencia en el presente. Hay un dicho en el mundo que dice que el tiempo borra las heridas, pero eso es una mentira porque Jesús es el único que vino a sanar los corazones quebrantados. Jesucristo pagó, por completo, por aquellos que vienen con heridas del pasado. Él les sana y les da una libertad completa (Isaías 53.1-5).

Las distintas etapas de nuestras vidas, en las cuales podemos recibir heridas, son las siguientes: en la edad prenatal, en la niñez, en la adolescencia, en la edad adulta y en la etapa matrimonial.

La palabra de Dios nos enseña en el libro de Génesis 3.15 lo siguiente: «Y pondré enemistad entre tu simiente y la simiente suya, ésta te herirá en la cabeza y tú Ir herirás en el calcañar».

El deseo del enemigo es herir a las personas de todas las formas y en todas las etapas de su vida. Él lo Intentó con el Señor Jesucristo y lo intenta con cada uno de nosotros día tras día, sin descansar.

Todos hemos sido heridos en alguna etapa de nuestra vida y hemos entendido que, al venir a Jesús, todas las heridas no se sanarán por sí solas. Esto implica que hay que pasar por un proceso llamado sanidad interior y liberación, por medio del cual Dios nos restaura de las cosas del pasado.

No podemos esperar que el tiempo borre las heridas, porque eso no sucederá. Solamente la sanidad interior, por medio de la Palabra y la unción del Espíritu Santo, nos hará libres. ¡Amén!

Extracto del libro “Sanidad Interior y Liberación”

Por Guillermo Maldonado

4 COMENTARIOS

  1. No puedo evitar responder a estas preguntas ya que creyendo en un Dios vivo, es muy claro que:
    1. La sanidad interior la provee el Señor, cuando ante su presencia nos sometemos al proceso en oracion, cuando damos pasos agigantados ara perdonar, cuando en su nombre decidimos (hay que devidir) entregar toda raiz de amargura en las manos del alfarero para transformar el dolor en alegría.
    2. El proceso requiere de oracion, humillacion, alabanza, busqueda de la palabra, actitud de fe creyendo que Dios tomara control.
    3. Decidiendo hoy, hacer un cambuo oara tener un nuevo corazon podras ver l sanidad interior comoleta en ti.

    No tengo libros, pero si mucha experiencia en los caminos del Señor, a traves de los cuales he recibido esa sanidad hermosa de inmediato y otras veces a traves de largaspruebas, pero todas ellas han estado en manos de mi Rey y Creador.

    • Hola Jimena. ¡¡Bienvenida!! Demasiadas preguntas y muy importantes para poder responderlas en este breve espacio, pero hay muy buenos libros que podes leer al respecto y hay congregaciones con ministerios de sanidad interior a quienes podes consultar. ¡Y disculpame si te dejo con más dudas que antes! Bendiciones!!

Deja un Comentário