Cuando nos empeñamos en mantener sentimientos de resentimiento y odio estamos malgastando una cantidad muy importante de nuestra energía personal. Esa clase de sentimientos mantiene a nuestra mente ocupada una parte muy importante de nuestro tiempo en la zona negativa. ¿No sería extraordinario estar en paz con nosotros mismos y con todas las personas que nos rodean? Quiero que sepa que usted posee el poder para hacer de esto una realidad en su vida. Todo lo que tiene que hacer es perdonarse de corazón a usted mismo por todos sus fallos o malos comportamientos del pasado y perdonar a todas las personas que le hayan ofendido de alguna manera.

En este momento posiblemente esté pensando que esto que le estoy pidiendo es un imposible. Realmente comparto con usted la idea de que no es fácil perdonar. Todos pensamos que perdonar es como dar nuestro brazo a torcer y perder la batalla. Pero perdonar no es en absoluto nada de eso. El verdadero perdón es comprender que independientemente del daño que se nos haya hecho nosotros somos mucho más grandes que todo eso. Las personas capaces de perdonar de corazón demuestran la verdadera grandeza del espíritu humano. Son personas que han comprendido el verdadero misterio de la vida. Ya lo decía Mahatma Gandhi: “Ojo por ojo y el mundo acabará ciego”.

No nos amarguemos la vida por mantener rencillas que en la mayor parte de las ocasiones se producen por auténticas tonterías. ¡Libérese ahora mismo! Haga una lista de las personas con las que mantiene alguna disputa y perdónelos de corazón. No se trata de darles la razón; simplemente perdónelos y elimine la carga del resentimiento de su corazón.

Cuando haya terminado de repasar mentalmente su lista y haya perdonado en su corazón a todas esas personas se sentirá como una persona nueva. Le garantizo que una paz interior como nunca antes había sentido en su vida comenzará a inundarle. Saboree y celebre esa sensación de libertad absoluta y de energía positiva.

Concédase el regalo de no guardar rencillas en el futuro. Sea un portador de paz y amor y el mundo comenzará a devolverle en su vida su propio reflejo. Conviértase en un ejemplo poderoso para sus seres queridos, que apreciarán la fortaleza de carácter propia de aquellos que son capaces de perdonar de corazón.

 Ejercicio del día:

Haga ahora mismo su lista de personas con las que mantiene alguna diferencia y comience a perdonarlas de todo corazón. Libérese de una vez por todas de esa carga pesada que sólo le resta energía. Comprométase a partir de hoy a enfocarse en que ninguna de sus relaciones le lleve en un futuro a una situación de enfado con alguien.

Por José María Vicedo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre